El sospechoso del tiroteo en un bar en Colorado se enfrenta a cargos de asesinato y delito de odio

© (AP Photo/Jack Dempsey)

En el oeste de Estados Unidos, dos días después del ataque que mató a cinco personas e hirió a muchas otras, el hombre sospechoso de abrir fuego en un club LGBTIQ+ de Colorado Springs fue detenido con cargos de asesinato y delitos de odio.

Los registros judiciales en línea mostraban que Anderson Lee Aldrich, de 22 años, se enfrentaba a cinco cargos de asesinato y a cinco cargos de delito motivado por prejuicios que causó lesiones corporales en el ataque del sábado 19 de noviembre por la noche en el Club Q.

Lee Aldrich fue detenido el domingo después del tiroteo en este local nocturno frecuentado por personas homosexuales, lesbianas y transgénero, en la segunda ciudad más grande de Colorado. Permaneció hospitalizado con lesiones no especificadas, dijo la Policía.

Los cargos eran preliminares y los fiscales no los habían presentado ante el tribunal. Los cargos por delitos de odio requerirían demostrar que el pistolero estaba motivado por prejuicios, como por ejemplo contra la orientación sexual o la identidad de género de las víctimas.

El ataque se detuvo cuando un cliente le arrebató una pistola a Lee Aldrich, lo golpeó con ella y lo inmovilizó hasta que llegó la Policía minutos después.

Los documentos judiciales que exponen lo que condujo a la detención de Lee Aldrich han sido sellados a petición de los fiscales, que dijeron que la publicación de los detalles podría poner en peligro la investigación. No se dispone de información sobre el abogado de Lee Aldrich.

Un sospechoso conocido por las fuerzas del orden

Suthers dijo a la agencia de prensa AP que había "razones para esperar" que todas las víctimas hospitalizadas se recuperaran.

Clientes “heroicos”


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Al menos 5 muertos y 18 heridos deja tiroteo en una discoteca LGBTIQ+ en Colorado
EE. UU.: un nuevo tiroteo en una escuela de Missouri deja al menos dos muertos
Un nuevo tiroteo en EE. UU. deja al menos cinco muertos, entre ellos un oficial de policía