El sospechoso de rociar con ácido a su exnovia y a una amiga será juzgado por otra agresión

Málaga, 13 ene (EFE).- El sospechoso de rociar con ácido a su exnovia y una amiga este martes en Cártama (Málaga) y que está siendo buscando por las Fuerzas de Seguridad del Estado tiene un juicio por violencia machista este mes en el Juzgado de lo Penal número 13 de Málaga con una pareja anterior, con la que tiene un hijo.

Fuentes judiciales han indicado a Efe que el investigado tiene por este último procedimiento, ocurrido en el 2016, una orden de busca y captura vigente y se le acusa de malos tratos, amenazas graves y vejaciones injustas.

En este caso, el acusado sobre las 5.00 horas del 14 de agosto del 2016 se encontró con la víctima en una discoteca de Marbella y tras pedirle explicaciones por el motivo de encontrarse allí se produjo una discusión, según han explicado a Efe otras fuentes.

Con ánimo de menoscabar su integridad física, la agredió, le dio un puñetazo en la cara y la tiró al suelo, donde la agarró por el pelo y la arrastró por los escalones de la discoteca.

Cuando la joven pudo escapar del acusado la alcanzó y la arrojó sobre el capó de un vehículo donde le propinó puñetazos por todo el cuerpo.

La mujer salió huyendo y se encontró con una patrulla de la Policía que la acompañó a un centro de salud.

En días posteriores, el acusado le pidió perdón por teléfono y le dijo que quería ver al hijo que tenían en común, pero ante la negativa de ella la volvió a llamar otra vez, pero por un número oculto, y la injurió y vejó.

Además desde el 5 de septiembre de ese año, la víctima ha recibido por redes sociales mensajes supuestamente del acusado que le decían "te voy a sacar las tripas, el que te he mandado a tu casa no ha ido a darte besitos".

Este juicio se iba a celebrar el 1 de abril del 2020 pero debido a la pandemia se tuvo que suspender y se fijó como nueva fecha el 27 de enero del 2021.

Debido a que no se ha podido localizar para notificarle la fecha del juicio, el juez ordenó una orden de busca y captura y por este procedimiento se enfrenta a la pena global de dos años y medio de prisión y prohibición de acercarse a la víctima a una distancia inferior a 500 metros.

Las fuentes han subrayado que el sospechoso también cuenta con varias órdenes de detención en vigor por diferentes delitos así como sentencias condenatorias y diversos procedimientos por numerosos delitos, entre ellos tráfico de drogas, maltrato, amenazas, robo con fuerza e intimidación, contra la seguridad vial y pertenencia a grupo criminal, entre otros.

(c) Agencia EFE