El sospechoso arrestado tiene una herida grave en la garganta y podría no volver a hablar

Causada por un intento fallido de suicidio, según otras fuentes

WASHINGTON, 21 (EUROPA PRESS)

El sospechoso arrestado del atentado contra el Maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, tiene una herida grave en la garganta y podría no volver a hablar, lo que dificultaría el interrogatorio, según ha asegurado una fuente del Gobierno estadounidense bajo la condición de anonimato a la cadena CNN.

Dzhokhar habría iniciado un tiroteo cuando los agentes del FBI entraron en el barco en el que se refugiaba. Se desconoce cuál es el origen de sus heridas, si bien fuentes cercanas a la investigación han declarado a la cadena CBS que la herida sufrida en la garganta, que le ha hecho perder mucha sangre, se la podría haber infligido a sí mismo en un intento fallido de suicidio.

[Relacionado: Dzhokhar Tsarnaev continúa en estado grave, según el FBI]

La entrada y la salida de la bala indican que Dzhokhar se habría colocado la pistola en la boca y habría entonces accionado el gatillo. La bala salió por la nuca, según estas mismas fuentes. El joven, además de la herida que perfora su garganta, está herido de bala en una pierna.

El menor de los hermanos Tsarnaev, de 19 años, permanece ingresado en el centro médico Beth Israel Deaconess de Boston bajo un amplio despliegue de seguridad. Su hermano, Tamerlan, falleció en dicho centro la madrugada del viernes por las heridas de bala sufridas en el tiroteo mantenido con la Policía.

[También te interesará: El caótico y sangriento último día de los sospechosos de Boston]

Dzhokhar se resguardó ayer en un bote situado en el jardín trasero de una casa ubicada en una zona residencial de la localidad de Watertown. Un vecino, que vio rastros de sangre en la barca, dio la voz de alarma.

Un amplio contingente de vehículos policiales y militares se desplazaron al número 67 de la calle Franklin. Una vez corroborada la presencia del joven en el barco con helicópteros equipados con luces y sensores infrarrojos, agentes del FBI y de la Policía trataron de convencerle que saliera, aunque sin éxito. Fue entonces cuando intervinieron.

PUBLICIDAD