Sospechas contra el exdirector de un banco de esperma de Holanda

Entre 1973 et 2011, la concentración de espermatozoides pasó de una media de 99 millones por mililitro de esperma a 47 millones

Holandeses que llegaron al mundo a través de la fecundación "in vitro" reclamaron el martes un test de ADN con el exdirector de un banco de esperma recientemente fallecido, que podría ser su padre biológico.

Padres e hijos acusan a este especialista, que murió a principios de abril, de haber donado su propio esperma y de negligencia y abuso en su centro médico, indicó en un comunicado la organización de defensa de los derechos del niño Defence for Children, que les representa junto a la asociación Donorkind y un abogado.

Jan Karbaat, exdirector de esta clínica de Róterdam (oeste), podría ser el padre biológico de 60 niños que nacieron por fecundación "in vitro", informa la radiotelevisión pública holandesa NOS.

"A pesar de su deceso, todavía hay métodos para comparar (su) ADN con el ADN de sus presuntos hijos biológicos", subraya Defence for Children.

Además, se sospecha que también habría falsificado los datos, análisis y descripciones de sus donantes de esperma y superado el número máximo acordado de seis niños por donante.

"Es de locos que ya no esté (entre nosotros)", reaccionó Moniek Wassenaar, de 36 años, que llegó al mundo por el mismo método, al ser preguntada por el diario holandés AD. "Se lleva sus secretos a la tumba".

Moniek conoció al director del banco de esperma en 2010. "Ambos tenemos una frente grande y una boca ancha", destaca. "Dijo que era posible que yo fuera su hija biológica".

El médico, que en aquel momento rechazó someterse a un análisis de sangre, se jactaba de haber utilizado su propio esperma, según Moniek. "Estaba en buena salud y era inteligente, así que podía compartir unos cuantos genes suyos con el mundo. Veía eso como algo noble. No tenía ninguna ética y banalizaba el impacto para los niños probeta".

Según la Convención Internacional de los Derechos del Niño, todos los niños tienen derecho a conocer a sus padres, recuerda Defence for Children.

"Las organizaciones piden a los miembros de la familia de Karbaat que donen voluntariamente su ADN a través de una toma bucal", solicita la asociación.

Se ha previsto una audiencia a mediados de mayo en el marco de un proceso judicial abierto antes de la muerte del médico con el fin de obtener su ADN. El caso está en suspenso a la espera de que la familia colabore.

"Entendemos que este caso sea fastidioso para los familiares en estos difíciles momentos", agrega Defence for Children. "Pero también queremos llamar la atención sobre la difícil situación de los bebés probeta y de sus familias, que deben vivir con la incertidumbre constante sobre su filiación".

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines