Sorribes y Muguruza, cara y cruz del tenis español en Miami

·3 min de lectura

El tenis español vivió el lunes una jornada de alegría por el inesperado pase de Sara Sorribes a los cuartos de final del Abierto de Miami y decepción por la eliminación de su mayor estandarte, Garbiñe Muguruza.

Solo el pundonor de la canadiense Bianca Andreescu, octava cabeza de serie, evitó un duelo español en los cuartos de final de Miami, segundo torneo WTA 1000 de la temporada.

En medio de una persistente y sofocante humedad, Andreescu no se dio por vencida al perder el primer set frente a Muguruza (12º sembrada) y se llevó el triunfo 3-6, 6-3 y 6-2 en el último duelo del lunes en el Hard Rock Stadium.

"Creo que fue un partido igualado. Tuve muchas oportunidades en el segundo set para mantener la cabeza pero no las aproveché", lamentó Muguruza en la videoconferencia de prensa.

"La diferencia fue física. Me ha faltado energía y chispa ante una jugadora muy rápida. Me resentí del partido de ayer", dijo la española, que 24 horas antes había batallado casi tres horas para batir a la rusa Anna Kalinskaya.

Tras ganar el segundo set, Andreescu apretó el acelerador en la última manga rompiendo el servicio de la española en las dos primeras oportunidades.

Lamentándose de sus errores ante la mirada de su entrenadora, la ex figura del tenis español Conchita Martínez, Muguruza lanzó un último intento por alargar el set con una pelota de ruptura con 5-2 abajo.

Andreescu, sin embargo, salvó la situación y llevó el juego al desempate en el que liquidó el partido con un punto de servicio seguido de un grito de alivio.

"No fue fácil. Me dije a mí misma que tenía que confiar en el proceso y ser paciente, y creo que eso se está demostrando aquí en Miami", dijo la canadiense, que aspira a volver a la senda de éxitos de 2019, año en el que conquistó el Abierto de Estados Unidos y los torneos de Indian Wells y Toronto.

De su lado, Muguruza se mostró satisfecha de su rendimiento en el arranque de 2021, en el que lleva una veintena de partidos ganados y rompió una sequía de casi dos años sin títulos alzando el torneo WTA 1000 de Dubai.

La española había saltado a la élite del tenis con sus triunfos en Roland Garros en 2016 y Wimbledon en 2017.

"Posiblemente es mi mejor principio de año. Hoy es duro pero en cinco minutos cambiaré la cara y miraré a la temporada de tierra, que es mi superficie favorita", dijo la tenista, nacida hace 27 años en Caracas.

- Sorribes, gran sorpresa en Miami -

Antes de la despedida de Muguruza llegó la celebración por ver a la sorprendente Sara Sorribes, número 58 del ranking de WTA, entre las ocho mejores de Miami.

Sorribes venció a la tunecina Ons Jabeur, número 30 de WTA, por 6-4, 0-6 y 6-1 en dos horas exactas de juego en las que volvio a exhibir su gran momento de forma y su resistencia física.

"Estoy súper feliz. Creo que jugué quizás el mejor partido de mi vida. Estoy jugando el mejor tenis de mi vida, seguro", dijo la tenista, de 24 años.

Esta temporada, la española lidera el circuito en partidos que han alcanzado las dos horas de duración, incluidos sus dos primeros duelos en Miami ante las estadounidenses Bernarda Pera y Jennifer Brady (13º sembrada).

"Me sorprendo cada día con la manera en que estoy jugando ante este tipo de jugadoras. Solo puedo decir: 'wow", celebró Sorribes, que fue capaz de sobreponerse a la pérdida de un segundo set en blanco.

"En ese momento pensé que no lo estaba haciendo tan mal. Pero el nivel es muy parejo y no lo tienes que hacer demasiado mal para quedar 6-0", subrayó.

Sorribes, que nunca ha llegado a una tercera ronda de un Grand Slam, conquistó este mes su primer título de WTA en el torneo de Guadalajara.

gbv/lda