No hubo sorpresas en el registro del Pazo de Meirás

Agencia EFE
·3 min de lectura

A Coruña, 11 nov (EFE).- El registro del Pazo de Meirás se desarrolla este miércoles sin sorpresas y con absoluta normalidad y colaboración por parte de la familia del dictador, tras la llegada en la mañana de este miércoles al inmueble de una decena de técnicos y abogados para realizar un inventario tanto del interior como del exterior.

Una veintena de periodistas y seis guardias civiles esperaban a la comitiva que inició el registro sobre las 10:30 horas, como estaba previsto, toda vez que poco antes llegaron al palacete dos abogados del Estado, dos de la Xunta, uno de la familia Franco y otro más del Ayuntamiento de Sada, así como la jueza del caso y cuatro técnicos de la Consellería de Cultura de la Xunta, a los que más tarde se sumó otra experta de Patrimonio Nacional.

La comitiva, guiada por el guardés, recorrió la capilla, el exterior y el interior de la que fue residencia de verano del dictador, ubicada en Sada (A Coruña), donde pudieron ver entre otros bienes las estatuas del Mestre Mateo Isaac y Abraham, que Xunta y Ayuntamiento de Santiago confían en que también pasen al patrimonio público, y de todo ello han tomado imágenes y grabado en vídeo.

Los técnicos de Patrimonio que harán el inventario dispondrán de veinte días naturales y prorrogables para realizar el informe debido a la ingente cantidad de bienes que han podido ver en el inmueble.

Dado que el pazo fue declarado bien de interés cultural (BIC) en 2008, se tomará como base el inventario que se hizo en aquel momento, por lo que está previsto que el registro concluya hoy.

La magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña, Marta Canales, que decretó este inventario como medida cautelar solicitada por el Estado, ha asistido al registro y dictará una resolución acerca del proceso de las grabaciones en la que incluirá el plazo para emitir dicho informe, previsto en 20 días.

Con esta medida se pretende "preservar la integridad" del inmueble antes de que el próximo 10 de diciembre, previsiblemente, se ejecute provisionalmente la sentencia que declara que es público y de que la familia Franco proceda a su entrega de forma voluntaria.

Sobre esta fecha, el abogado del Estado jefe en Galicia, Javier Suárez, ha dicho a los periodistas que este proceso de inventario "lleva su tiempo" y que "tardará", por lo que no ha querido aventurar si se cambiará o no la fecha de entrega del pazo.

En todo caso, ha destacado que no ha habido ninguna sorpresa durante el registro y que todo ha transcurrido con normalidad y colaboración por parte de la familia del dictador.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, ha pedido este miércoles "dejar trabajar a los técnicos" de Patrimonio que están inventariando el Pazo de Meirás, y ha añadido que "saben lo que tienen que hacer y seguro que detallarán todo de la manera más eficaz y rápida".

López-Rioboo ha trasladado este miércoles el compromiso del Ejecutivo de que será "sensible a todas las propuestas" y planteamientos respecto al uso y gestión del inmueble, pero ha aconsejado "prudencia" e ir "paso a paso" y que "la alegría por esta recuperación no debe llevarnos a las prisas".

El alcalde de Sada (A Coruña), Benito Portela, ha augurado un inventario "largo y muy pormenorizado y detallado" porque "sobre todo hay que valorar los bienes muebles que por su origen y naturaleza forman parte del sitio histórico Pazo de Meirás".

Portela ha agradecido la "premura" de la jueza a la hora de ordenar este inventario y prohibir a la familia Franco retirar bienes del pazo, si bien ha matizado que "no tenemos pruebas fehacientes de que fuera a haber ese eventual traslado".

En este sentido, el regidor ha recordado que se ha incoado un expediente para incorporar el resultado del inventario al BIC que es el propio pazo, y entre dichos bienes, para los que también la Real Academia Galega ha solicitado su declaración como BIC, está la biblioteca de Emilia Pardo Bazán, con unos 3.200 libros de la escritora.

Elizabeth López

(c) Agencia EFE