Así son las primeras plantas robóticas

El equipo de Barbara Mazzolai, en el Instituto Italiano de Tecnología quiere construir las primeras raíces artificiales. El reino vegetal, aseguran, representa una fuente de inspiración para soluciones tecnológicas inteligentes, y las raíces - capaces de explorar y conquistar casi cualquier superficie del planeta - son el mejor ejemplo.

Mazzolai está convencida de que, si consiguen imitar su complejo mecanismo, podrían servir para diseñar sistemas autónomos que penetren el subsuelo en busca de agua, minerales, agentes contaminantes u otros recursos.

[Te puede interesar: ¿Te comerías un tomate cultivado en el espacio?]

Los primeros prototipos de raíces artificiales se desarrollan dentro del proyecto PLANTOID, y disponen de sensores que permitan la exploración subterránea y de materiales que reducen la fricción. Cuando diseñen las primeras plantas robóticas deberán equiparlo con sistemas para detectar la gravedad, la temperatura, el pH o la presencia de agua.

Para mejorar sus prototipos, los científicos están intentando comprender mejor el funcionamiento de las raíces, y cómo interaccionan entre ellas, creciendo en direcciones opuestas y optimizando su búsqueda de recursos. Pero el modelo no se limitará a imitar a las plantas. El potencial de este mecanismo está en crear estructuras sensibles que puedan usarse para buscar recursos, explorar terrenos o incluso para diseñar endoscopios que se puedan mover con facilidad en el interior del cuerpo humano.

[Si te ha gustado, quizá te interese: Las plantas de la estación espacial brillan cuando se estresan]

Más noticias de Lainformación.com

Nuestra parte anfibia: por qué se regeneran las puntas de los dedos

Cómo construir un jardín de flores nanoscópicas

¿Te comerías un tomate cultivado en el espacio? Lo que sabemos sobre las plantas espaciales

PUBLICIDAD