La sombra de Angela Merkel es alargada: Alemania no traga a Olaf Scholz

·4 min de lectura

Son solo nueve meses los que Olaf Scholz lleva como canciller de Alemania, pero el desgaste social acumulado es como si llevara en el cargo varias legislaturas. Y es que ser el sucesor de la todopoderosa Angela Merkel, gran líder del país germano durante los últimos 16 años, no es nada fácil.

Los datos en este aspecto son contundentes. Morning Consult ha publicado recientemente una encuesta sobre la valoración de algunos de los principales líderes del mundo y lo cierto es que el político socialdemócrata naufraga estrepitosamente.

Angela Merkel y Olaf Scholz. (Photo by JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images)
Angela Merkel y Olaf Scholz. (Photo by JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images)

Solo un 33% aprueban su gestión, mientras que un 60% están en desacuerdo con ella, lo que da un saldo negativo de -26. De los 22 líderes analizados apenas hay siete por debajo, entre ellos Boris Johnson (Reino Unido), que está a punto de abandonar el cargo, Mateusz Morawiecki (Polonia), que ha sido muy criticado por su populismo, o Mark Rutte (Países Bajos), que lleva en el cargo 12 años y ha protagonizado varios escándalos.

Incluso Pedro Sánchez, que ha recibido reproches permanentes por parte de la oposición, tiene en España una posición mejor que la del canciller alemán, con un 35% que le aprueban y un 58% que no (-23).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, donde más chocan sus malos datos es cuando se comparan con los de Merkel. La canciller alemana estuvo en el cargo entre 2005 y 2021, un periodo muy largo y atípico en la política, en el que se convirtió en una de las figuras más respetadas del mundo.

Tanto es así, que en agosto de 2021, cuando ya se conocía su marcha, su tasa de aprobación era muy alta, no solo en su Alemania natal, sino también en otros países europeos. Mientras que Scholz apenas puede lucir ese -26%, la política conservadora se situaba entonces en un +30%, llegando a un +61% en España, +49% en Francia o +17% en Estados UnIdos.

Todo un mensaje a sus sucesores al haber dejado un legado importante muy difícil de ocupar. Y es que Merkel ha tenido que enfrentarse en todos estos años a la crisis económica de 2008, a la crisis de refugiados de 2015 o a la pandemia de coronavirus. Desafíos globales en los que sus actuaciones le han valido un reconocimiento social muy importante.

Las razones de por qué Scholz no termina de enganchar

En lo que se refiere a Scholz, el problema no es solo la comparación con Merkel, que también afecta. Es que además es una figura que lleva ya muchos años en la política alemana y no ilusiona.

Ya en 2002 era el Secretario General de los socialdemócratas, en 2007 ministro (de Trabajo y Asuntos Sociales) y en 2018 vicecanciller. Es decir, ha estado permanentemente en la política alemana de las dos últimas décadas, incluso formando parte del Gobierno, y es una figura un tanto desgastada.

No es el único factor que le juega en contra. Además, hay que tener en cuenta que su Gobierno cuenta con tres partidos distintos y que, por tanto, no puede marcar tanto perfil propio ni interna (Finanzas en manos liberales) ni externamente (Exteriores en manos de los verdes).

Frente al liderazgo europeo de Merkel. Scholz ofrece un perfil más bajo y ha sido el presidente francés, Emmanuel Macron, el que ha cogido el testigo de la canciller.

Olaf Scholz exhibe un perfil más discreto a nivel europeo. (Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)
Olaf Scholz exhibe un perfil más discreto a nivel europeo. (Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)

Finalmente, la situación actual tampoco ayuda. Con la guerra de Ucrania acaparando titulares desde hace seis meses, Alemania se enfrenta a una grave crisis energética que va a obligar a medidas de ahorro. Cabe destacar que tradicionalmente los germanos han sido muy dependientes del gas ruso y ahora, con la UE decidida a reducir las importaciones, los germanos se enfrentan a graves problemas.

Un panorama muy negativo que no es el mejor caldo de cultivo para mejorar la situación de Scholz. De hecho, en la encuesta de Morning Consult, un 67% opina que Alemania va por el mal camino, frente a un 33% que defiende que va en la buena dirección. En el mes de enero, nada más llegar el canciller al cargo, la cosa estaba 50 a 50.

De momento tiene mucho margen para remontar porque le queda la legislatura casi al completo, pero claramente su debut en el cargo no ha sido el mejor.

EN VÍDEO I El consejo para ahorrar al echar gasolina ante el alto precio de los carburantes

Más historias que te pueden interesar: