En Somalia las familias de soldados quieren saber sobre su paradero

·4 min de lectura

Quieren saber dónde están sus hijos. En Somalia, las familias exigen explicaciones tras la desaparición de soldados que fueron a formarse a Eritrea y que podrían haber sido enviados secretamente al conflicto de Tigré, región del norte de la vecina Etiopía.

El gobierno somalí desmiente tajantemente y asegura que ningún soldado somalí ha combatido en Tigré, donde el gobierno federal etíope lanzó en noviembre una operación militar contra las fuerzas de seguridad regionales para deponer a los dirigentes locales que contestaban su autoridad.

El caso suscita la emoción en Somalia y la presión aumenta para que se dé a conocer la suerte de los desaparecidos, en un país que se prepara para unas tensas elecciones, aplazadas varias veces.

Las familias han recurrido al Congreso. La comisión de Relaciones Exteriores escribió al jefe del Estado somalí, Mohamed Abdullahi Mohamed, conocido como "Farmajo", para informarse del "número de soldados formados en Eritrea" y saber "cuándo van a regresar al país".

"La última vez que hablé con mi hijo fue hace 22 días", cuenta a la AFP Hussein Ibrahim. En lugar de entrenarse en Catar, como estaba previsto inicialmente, el joven soldado aterrizó en Eritrea.

- "Propaganda" -

"Estaba bien pero estaba preocupado porque a algunos de sus camaradas los habían enviado fuera del campo, sin que él supiera dónde", dice su padre.

Desde entonces, "no sé a quién recurrir para saber lo que le ha ocurrido. Hay informaciones de todo tipo y algunas aseguran que los que estaban en Eritrea fueron enviados a combatir a Etiopía y que algunos han muerto".

Para el ministro somalí de Información, Osman Abukar Dubbe, estos rumores son "propaganda". "No ha habido tropas somalíes combatiendo en Tigré y el gobierno etíope no ha hecho ningún pedido en este sentido", dijo el 19 de enero.

Un militar de alto grado somalí, que pidió el anonimato, dijo a la AFP que algunos soldados fueron enviados a Eritrea para formarse. "Pero estas informaciones sobre soldados somalíes luchando en Tigré no tienen fundamento".

¿Pero qué ha pasado con los desaparecidos? "El presidente somalí debe oír nuestro llamado y que nos diga si nuestros hijos están con vida o no", suplica Fadumo Moalim Abdulle, cuyo hijo fue enviado a Eritrea.

El antiguo jefe adjunto de información somalí, Abdisalam Guleid, asegura a la AFP que "Somalia ha participado en este conflicto (Tigré) y que muchos soldados han muerto", según sus contactos en los servicios secretos etíopes.

- Regionalización del conflicto -

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, proclamó a finales de noviembre el fin del conflicto en Tigré, cuando el ejército federal tomó el control de la capital Mekele. Pero algunos dirigentes del Frente de Liberación del Pueblo de Tigré (TPLF), partido que dirigía la región, huyeron y prometieron proseguir la lucha contra Adis Abeba.

Este conflicto ha dejado "varios miles de muertos", según el International Crisis Group (ICG), pero por el momento es imposible establecer un balance preciso en esta región ya que el acceso es difícil.

Desde noviembre, algunos observadores temían una potencial regionalización del conflicto, susceptible de desestabilizar el Cuerno de África.

A mediados de enero, el gobierno etíope negó la presencia de tropas somalíes en Tigré y sigue negando la implicación de la vecina Eritrea a su lado en el conflicto, pese a las fuertes sospechas de la comunidad internacional y de las organizaciones humanitarias.

"Etiopía nunca ha invitado a los países vecinos ni a ningún otro a tomar parte en este conflicto", explicó el portavoz del ministerio etíope de Relaciones Exteriores, Dina Mufti.

El régimen de Asmara es enemigo jurado de TPLF desde la guerra que opuso a Eritrea y Etiopía entre 1998 y 2000, en la época del todopoderoso partido del Tigré controlaba todos los resortes del poder en Adis Abeba.

Primer ministro desde 2018, Abiy fue marginando poco a poco a la antigua élite tigreña, al tiempo que se acercó a Eritrea, lo que le valió el premio Nobel de la paz en 2019.

También firmó un acuerdo de cooperación tripartita entre su país, Eritrea y Somalia.

Según un analista de la región, el envío a Tigré de un pequeño contingente de soldados somalíes entrenados por Eritrea es plausible, pues Asmara ya ha utilizado soldados extranjeros bajo su autoridad para servir a sus propios intereses.

"Está claro que soldados (somalíes) han ido a Eritrea. Algunos han vuelto", explica a la AFP bajo anonimato. "Pero el gobierno nunca ha dado detalles sobre estas tropas (...) Es el silencio total".

burs-np/rfo/md/ayv/jhd/af/me