La Sociedad Gitana Española se suma a querella de Juan Paulo Giménez

·2 min de lectura

Vigo, 2 jun (EFE).- La Sociedad Gitana Española ha anunciado que se adhiere a la querella que ha presentado la defensa de Juan Paulo Gimémez, miembro de la familia de los Morones, contra la jueza del juzgado de Instrucción número 1 de Porriño (Pontevedra) que decretó su ingreso en prisión.

La querella quiere dar respuesta a las presuntas irregularidades y privaciones de derechos fundamentales que sufrió el hermano mayor de Sinaí Giménez, conocido como el rey de los gitanos de Galicia, durante el proceso, que ahora la Sociedad Gitana Española amplía a un delito de odio, racismo y discriminación de un ciudadano gitano español.

La querella se amplía también contra la fiscal que pidió el ingreso en prisión porque lo hizo “sin contar con las diligencias relativas a la identificación y detención de Juan Paulo, privando a su defensa de la posibilidad de comprobar si la puesta a disposición judicial se hizo dentro de las 72 horas y sin permitir saber si se entregó, se resistió o intentó evadirse de la Justicia”, señala la sociedad en un comunicado.

Juan Pablo Giménez, en prisión provisional, comunicada y sin fianza, se enfrenta a nueve años de cárcel por presuntamente haber irrumpido en mayo de 2019 en una fiesta de petición de mano, celebrada en Porriño, de un clan rival, los Zamoranos; una acción que se saldó con seis disparos al aire y dos personas heridas consecuencia de la trayectoria rebotada de las balas.

La Sociedad Gitana Española explica en su comunicado que la jueza se negó a entregar a la defensa el resultado de la intervención del teléfono del acusado y que permitió a la Guardia Civil quedarse con los datos asociados de la geolocalización del terminal en el momento en que tuvo lugar el tiroteo pese a que el acusado siempre ha negado haber estado en el lugar de los hechos cuando ocurrieron.

Añade, además, que han desaparecido pruebas, escritos y tomos de la causa.

Así pues, la jueza “ha impedido comprobar la tesis de la defensa haciendo imposible contrarrestar los indicios aportados a la causa por sus enemigos declarados, la banda de los zamoranos”.

Asimismo, es motivo de ampliación de la querella la indebida admisión de la acusación particular efectuada por los presuntos perjudicados, al no haber comparecido, como exige el art. 109 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, antes de la formulación del escrito de acusación por el Ministerio Fiscal.

La Sociedad Gitana Española añade que antes de la presentación de la querella “se le dio la oportunidad a la Juez de corregir sus errores”, oportunidad que la jueza rechazó para reafirmarse en su postura, lo que para la sociedad es “una clara prevaricación continuada, entre otros. EFE

1011804

rmb/am

(c) Agencia EFE