Los socialdemócratas luchan por mantener el poder en las legislativas danesas

Los socialdemócratas luchan por mantener el poder en las legislativas danesas

Dinamarca está inmersa en unas elecciones generales que podrían suponer un cambio en el equilibrio de poder con la posible entrada de nuevos partidos en el parlamento.

La convocatoria de los comicios se ha producido después de que un partido retirara su apoy a los socialdemócratas de la primera ministra Mette Frederksen. Los últimos sondeos daban a su bloque una ventaja de casi siete puntos sobre una alianza de centro-derecha.

Pero es posible que tenga que recurrir a los Moderados del ex primer ministro Lars Lokke Rasmussen, de reciente creación. Su partido se perfila como ganador de alrededor del 10% de las papeletas y ha insinuado que podría unirse a una coalición con los socialdemócratas.

Para los votantes, las principales preocupaciones son los recortes de impuestos, el coste de la vida, la sanidad y la defensa. Hay algunos que e muestras favorables a "negociaciones amplias" para incluir el mayor número de formaciones. El funcionamiento de la economía y el estado de bienestar también son factores de importancia para los electores, también atentos a la crisis climática

También se prestará mucha atención a lo que pueda hacer la extrema derecha. En junio se creó un nuevo partido de línea dura que podría dividir el voto en ese extremo del espectro político.