Sobrevivir a Boko Haram: "Entraban y nos violaban cuando les apetecía"

Redacción El HuffPost / Europa Press

La de Zara, de 15 años es la historia de cientos de niñas que han vivido esclavizadas por la barbarie terrorista de Boko Haram, un grupo que no duda en utilizar la violencia sexual en su guerra por imponer una estricta visión de la sharia o ley islámica. "Entraban y nos violaban cuando les apetecía", dice al recordar su etapa de esclavitud.

"Mi madre nos escondía detrás de la puerta o de la cortina cada vez que los insurgentes preguntaban si había niñas en la casa", explica a la ONG Plan International. Después de que asesinasen a su padre, Zara (nombre ficticio), su hermana y su madre decidieron huir del pueblo, pero terminaron encontrándolas en Madagali y las dos niñas fueron secuestradas.

Ambas llegaron a una casa en la que "te torturaban cuando te negabas a hacer lo que ellos decían". Tras la muerte de su hermana, Zara fue obligada a casarse con uno de ellos, de quien incluso llegó a quedar embarazada, aunque el bebé que esperaba murió en el parto.

"No teníamos solo un marido. Diferentes hombres nos violaban cuando querían (...). Entraban y nos violaban cuando les apetecía", afirma Zara, que terminó escapándose junto a otras cinco compañeros de cautiverio rumbo a una aldea donde una anciana les abrió las puertas de su casa y alertó a los militares.

Aisha tenía 13 años cuando los terroristas de Boko Haram entraron en su pueblo, donde permanecieron tres días. "Escondimos a nuestro padre en el techo porque estaban buscando a los hombres puerta por puerta. Cuando entraron en nuestra casa, les dijimos que no había hombres dentro", recuerda.

Sin embargo, los milicianos no les creyeron: "No tenéis de qué preocuparos, pero tenéis un falso techo y vamos a disparar". El padre de Aisha cayó entonces del techo y "le masacraron" y, tras el entierro, los terroristas regresaron para llevarse a la niña.

"Me llevaron con su líder para que él decidiera si yo era adecuada para un matrimonio. Fuimos a verle y dijo que ya era lo...

Sigue leyendo en El HuffPost