Sobrevivientes de los atentados del 13-N en París testifican en el histórico juicio francés

·4 min de lectura

A partir de este martes, es el turno de las víctimas para hablar. Unas 300 personas darán testimonio en los tribunales a lo largo de cinco semanas para relatar los horrores que vivieron durante los ataques terroristas del 13 de noviembre de 2015.

Desde el comienzo del juicio, la voz atronadora del acusado, Salah Abdelslam, ha resonado repetidamente en la sala del tribunal. Ahora los supervivientes tienen la oportunidad de hacer oír su voz. Tras el testimonio de los investigadores, subirán al estrado unas 300 víctimas de los atentados (de las 1.800 partes civiles).

Unas 15 personas al día intentarán poner en palabras lo que vivieron: primero, testificarán los que estaban en el Estadio de Francia y sus alrededores, luego, los que estaban en las terrazas de los cafés y restaurantes que fueron atacados. Finalmente, quienes estuvieron en el teatro Bataclan describirán lo que sucedió esa noche.

Los sobrevivientes recibirán apoyo psicológico y material de asociaciones de defensa mientras reviven lo sucedido. Psicólogos con chalecos de alta visibilidad tendrán una presencia constante en la sala especial de 550 asientos preparada para el juicio.

Cada una de las víctimas tendrá una hora y media para contar sus historias. Será una tarea difícil y las asociaciones de defensa han pasado muchas horas ayudándolos a prepararse.

“Nuestras primeras reuniones con las víctimas se remontan a antes de la pandemia”, dijo Philippe Duperron, presidente del grupo de defensa de las víctimas del 13-N “Hermandad y verdad'', que tiene 400 miembros. “Las víctimas han recibido apoyo psicológico y las hemos ayudado a prepararse para testificar. Es un ejercicio delicado que requiere mucha preparación. Es bastante abrumador encontrarse testificando frente a un tribunal con todos los ojos puestos en usted, incluidos los del acusado, y es difícil mantener sus emociones bajo control para poder hablar”, sentenció.

En primer lugar, “tuvimos que llamar a las víctimas para que se nos acercaran y luego tuvimos que evaluar su estado de ánimo”, explicó Marie-Claude Desjeux, presidenta de la Federación Nacional de Víctimas de Atentados Terroristas y Accidentes Masivos (Fenvac), cuando habló con France 24.

La organización Paris Aide aux victimes, conocida como PAV75, tiene un proceso similar, dijo la directora Carole Damiani a France 24. “Primero, tuvimos que enviar un cuestionario para evaluar las necesidades de las víctimas, luego organizamos reuniones y consultas y tuvimos a alguien en deber todo el verano ".

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo son fundamentales para el trabajo de la mayoría de las asociaciones de víctimas.

“Estos grupos son el primer lugar donde las víctimas llegan a expresarse frente a otras personas que nunca antes habían conocido”, explicó el presidente del 13-N. “Los talleres específicos se ofrecen para asesorar sobre cómo funciona el tribunal: qué papel juegan las distintas partes, su lugar en la sala del tribunal, detalles sobre el procedimiento”.

Durante el verano, las víctimas también visitaron la sala de audiencias especial que se instaló para el juicio.

"Las visitas previas son muy importantes, ya que ayudan a reducir los niveles de ansiedad", dijo Duperron de 13-N. "Cuanto más familiarizado esté con el lugar, más fácil será hablar libremente".

Dentro de la sala de audiencias especial construida para el juicio por atentados en París de 2015

En cada reunión preparatoria, hubo muchas preguntas. “¿Mi testimonio me pondrá en riesgo? ¿Podría poner en peligro a mis seres queridos? Recibimos todo tipo de preguntas”, explicó Damiani.

"Otros quieren saber cuánto tiempo van a hablar, de qué tendrán que hablar, si pueden decir sí o no", dijo Duperron. Realmente no damos instrucciones específicas, pero tratamos de tranquilizar a las víctimas para que estén lo más relajadas posible cuando testifiquen ”.

Enfrentando a la corte y a la prensa

Varios testigos aún no están seguros de si desean hablar, ya sea en el tribunal o ante el gran contingente de periodistas franceses e internacionales que cubren el juicio. Se ha concedido acreditación para el ensayo a unas 141 organizaciones de medios de comunicación.

"El número dado de 300 víctimas que están dispuestas a testificar es simplemente una estimación", dijo Damiani de PAV75, y señaló que muchos todavía dudaban. “Tales vacilaciones son perfectamente normales; esto no es fácil para ellos”, agregó.

El tribunal también se ha esforzado por proteger a los demandantes y los familiares que no desean ser molestados por los medios de comunicación que cubren el juicio. Aquellos que estén dispuestos a hablar con la prensa llevan una placa verde, mientras que los demás tienen una roja.

“Al final, el tribunal decidió darle a cada demandante ambos colores, en caso de que cambien de opinión a medida que avanza el juicio”, dijo Duperron. "Creo que es una excelente idea".

“Uno solo puede aplaudir el nivel de atención que se brinda a las víctimas”, dijo Duperron. "No puede haber exceso de precaución al lidiar con tal dolor".

Este artículo ha sido adaptado de la versión en inglés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente