Siria: kurdos recuperan cárcel tras motín de prisioneros del Estado Islámico

·2 min de lectura

Las Fuerzas de Siria Democrática anunciaron que completaron la misión de restaurar el dominio sobre las instalaciones luego de seis días de enfrentamientos causados por un motín carcelario de reos yihadistas. Las cifras estiman que aproximadamente 200 personas fallecieron entre soldados kurdos, del Estado Islámico y civiles.

Este miércoles 26 de enero el conflicto que existía en la cárcel de Al Sina, en la región noreste siria de Al Hasaka, fue sofocado según confirmaron las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) luego de un enfrentamiento suscitado el pasado jueves ante un grupo de yihadistas del Estado Islámico que provocó un motín penitenciario.

El FSD anunció mediante un breve comunicado que recuperó el control “total” de las instalaciones, aunque hay algunos sectores que estaban siendo revisados para confirmar la victoria ante los reos insurgentes.

“La campaña militar y de seguridad ‘Martillo de los Pueblos’ culminó al hacerse nuestras fuerzas con el control”, describieron en la misiva. Además, detallaron que contaron con “la rendición de todos los elementos de EI”.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Reino Unido pero que se apoya en una extensa red de fuentes en Siria en guerra, ratificó la capitulación de un grupo de yihadistas que estaban atrincherados en el sótano de un dormitorio dentro del centro penitenciario y que habían rechazado mostrar ‘bandera blanca’ ante las propuestas de los hombres kurdosirios.

Las FSD aún deben manifestarse sobre el estado de, aproximadamente, 700 menores vinculados al EI que combatieron en el interior de los pabellones y eran utilizados para evitar el asalto a sus posiciones.

Los prisioneros de Geweran, nombre informal de la cárcel de Al Sina, se habían amotinado el pasado jueves por la noche, apoyados por otros yihadistas en el exterior, con un ataque coordinado, cuando –en las afueras- hicieron explotar un coche bomba en la zona y tomaron posición en residencias para defenderse contra los militares kurdosirios.

Si bien el conteo de muertos no está definido, las diferentes fuentes estiman que la cantidad de víctimas que perdieron la vida en este conflicto –entre los combates dentro y fuera- ronda las 200 personas entre kurdos, yihadistas y civiles. El OSDH infiere que fueron 124 yihadistas, 50 combatientes kurdos y siete civiles.

En el noreste de Siria hay miles de combatientes del Estado Islámico y sus familiares habitando cárceles o campamentos de refugiados manejados por los kurdosirios. Una fracción sustancial de ellos fueron detenidos en una ofensiva para expulsarlos de los últimos territorios que controlaban en 2019.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente