Sintigo, la ONG que reparte la comida que sobra en los bares de Alicante entre quienes no tienen para comer

M. J. Arias

Magdalena Guijarro y Alberto Redondo, los nombres propios que se encuentran tras Sintigo Ayuda, han contando a El Mundo cómo surgió la idea de su organización y cuáles son las metas que se marcan. Como propietarios de un bar, saben la cantidad de comida que sobra cada día y que acaba en el cubo de la basura mientras fuera hay gente que no tiene qué comer. Para evitar lo primero y lo segundo, pusieron en marcha esta ONG, cuya iniciativa, reconocen, ha sido muy bien acogida en Alicante, donde ha echado a andar.

Esta ONG alicantina recoger sin coste alguno para los negocios la comida que les sobra y se la hace llegar a quienes la necesitan. (Foto: Getty Images)
Esta ONG alicantina recoger sin coste alguno para los negocios la comida que les sobra y se la hace llegar a quienes la necesitan. (Foto: Getty Images)

“Les descolocamos por completo porque es la primera asociación en España que se dedica a esto. Sí que existen apps que venden excedentes de comida pero no una organización altruista que la envase y la reparta entre las personas”, ha explicado Alberto Redondo sobre cómo fue la reacción de la Conselleria cuando fueron con su idea. Superada la sorpresa inicial, todo han sido apoyos.

A su iniciativa se han sumado la propia Conselleria, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Alicante (APHEA), parroquias, Cáritas, el Ayuntamiento y alrededor de 80 voluntarios que han ofrecido su tiempo para encargarse de recoger la comida sobrante de los restaurantes y negocios adscritos y después repartirla entre quienes la necesitan en los puntos habilitados para ello.

Porque la idea de Sintigo Ayuda -que toma su nombre del bar que regentaron en su día Guijarro y Redondo- no es repartirla puerta por puerta o hacer un listado de gente que la solicita. El plan, que ya está en marcha, consiste en alquilar algunos locales en lugares clave para que quien necesite beneficiarse de este acto de generosidad pueda hacerlo.

Según los datos de la APHEA, cada día se desperdicia un 40% de los productos alimenticios de bares, restaurantes y cafeterías. Un derroche de alimentos que pueden encontrar salida ayudando a quienes no pueden pagar por ellos.

En cuanto al planteamiento, es importante explicar que la comida cocinada recaudada se reparte en el mismo día para evitar su deterioro y que donarla no le cuesta nada a los establecimientos. Los recipientes para almacenarla los facilita la propia ONG. Es más, hasta pueden beneficiarse de alguna ventaja fiscal, como señala El Mundo.

Esta no es la primera iniciativa solidaria de los responsables de Sintigo ni será la última. Cuando tenían el bar organizaban regularmente una recogida de alimentos a cambio de una consumición con tapa que luego repartían entre Cáritas, Bancos de Alimentos y Protectoras de Animales. Y, además, tienen más planes para el futuro de su reciente ONG como el hacer llegar la comida a los mayores o personas dependientes que no puedan ir ellos mismos a recoger la comida.

En su perfil de Facebook informan de sus avances. Abierto a finales de noviembre, menos de un mes después han organizado su primer acto, que anuncian que tendrá lugar en Alicante, el próximo 21 de diciembre, y en el “repartiremos comida a las personas que lo necesiten”.

Más historias que te pueden interesar: