Una funcionaria californiana sugiere a su ciudad un crucero para albergar a los sintecho

En Oakland, ciudad estadounidense situada en el lado oriental de la bahía de San Francisco, tienen un problema importante con las personas sin hogar. Cada vez son más quienes viven en la calle -un 47% más en los dos últimos años hasta alcanzar la cifra de 3.200- y la situación ha desbordado a las autoridades locales, que no dan abasto ni tienen solución alguna para hacer frente a la crisis. De ahí que algunos busquen medidas poco ortodoxas como la propuesta por una funcionaria que ha sugerido la idea de atracar un crucero en el puerto y usar sus camarotes como alojamiento para los sintecho.

Una funcionaria de California ha ideado un plan para alojar a una buena parte de los sintecho de Oakland, en la bahía de San Francisco, en un crucero atracado en su puerto. (Foto: Getty Images)

Ha sido Rebecca Kaplan, presidenta del Concejo Municipal de Oakland, quien ha ideado un plan que ya se ha barajado antes en otras ciudades como en la vecina San Francisco y Dublín el año pasado. Con esta medida, según explica The Independent, se podría dar alojamiento a unas 1.000 personas.

En defensa de su idea, Kaplan ha declarado al San Francisco Chronicle que la sugerida “podría ser una excelente manera de albergar a mucha gente rápidamente. Los cruceros se han utilizado para viviendas de emergencia después de desastres naturales y para viviendas adicionales para cosas como los Juegos Olímpicos”. En España, de hecho, los efectivos policiales enviados por el Gobierno a Barcelona como refuerzo con motivo del referéndum del 1 de octubre fueron alojados en un crucero de este tipo, el Piolin.

Por su parte, esta funcionaria californiana argumenta que llevar a cabo la medida, que quiere presentar en enero al Ayuntamiento de manera formal, sería viable económicamente ya que quienes usen los camarotes del crucero para alojarse deberían pagar por ello dentro de sus posibilidades. Por otro lado, el Consistorio se ahorraría todo ese dinero que ahora les está costando el desalojo de los campamentos improvisados y precarios bajo puentes y en cualquier lugar que las personas sin hogar encuentran para poder instalarse.

A día de hoy autoridades y sintecho se encuentran atrapados en un bucle infinito de salida complicada. Se les desaloja de un lugar y, continúa Kaplan, “se trasladan al siguiente paso subterráneo y un mes después, a expensas de la ciudad, se llama nuevamente a la Policía para que los retire. Esto está creando una gran cantidad de gastos y alejando a las personas de otras cosas que necesitan hacer”.

La promotora de la medida asegura que varias compañías interesadas en ponerla en marcha se han puesto en contacto con ella, pero desde el puerto no ven viable su plan por muchas razones. Para ellos, es insostenible. En una conversación con el San Francisco Chronicle recogida por The Independent, Mike Zampa, un portavoz del puerto, ha destacado que este no está diseñado para albergar a este tipo buques.

De llevarlo a cabo esto desembocaría en problemas de seguridad, ya que estas instalaciones marítimas están “reguladas por el gobierno federal” y “no puede tener personal no autorizado caminando de un lado a otro a través de terminales marítimas (…) Se necesita una tarjeta de identificación para entrar y salir”.

En cuanto a la parte más logística, por decirlo así, explica que no se puede conectar un barco con agua y electricidad y que el ruido que genera la actividad diaria en el puerto es incompatible con el uso residencial del mismo.

Más historias que te pueden interesar: