Sindicatos españoles tendrán acceso a algoritmos de apps para vigilar derechos laborales

Emma Pinedo
·2 min de lectura

Por Emma Pinedo

MADRID, 11 mar (Reuters) - Los sindicatos españoles tendrán acceso a los algoritmos utilizados por empresas como Uber para gestionar su mano de obra en la economía conocida como “gig economy” o “economía de bolos”, con el fin de supervisar sus condiciones y evitar que los trabajadores sean mal pagados en las horas de escasa demanda, dijo el jueves la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Este control de los derechos laborales forma parte de la futura normativa española destinada a reforzar la protección de los trabajadores del sector de los servicios, normalmente contratados como autónomos, que obligará a los empresarios a contratarlos como empleados.

El proyecto de ley aún necesita la luz verde del gabinete, tras lo cual las empresas tendrán 90 días para aplicarlo.

"(Va a) neutralizar, como está pasando a día de hoy, que existan castigos algorítmicos en aquellos trabajadores que trabajen en unas franjas horarias determinadas, que se penalice por rendimientos que puedan ser interpretados de forma sesgada, o incluso por el hecho sencillo como propiciar o desarrollar una huelga", dijo Díaz a los periodistas.

La iniciativa de España respecto a la "gig economy", acordada con los sindicatos y las asociaciones empresariales españolas, se produce en un momento en que la Unión Europea está dispuesta a proponer un marco regulador para todo el bloque a finales de año.

"Somos el primer pais de la UE que legisla sobre esta materia y está mirando Europa para aquí", añadió Díaz.

El Tribunal Supremo dictaminó en septiembre que las personas que trabajan para la aplicación de reparto de comida Glovo, con sede en Barcelona, eran empleados y no autónomos, una decisión que podría permitir a estos trabajadores exigir contratos laborales formales y también prestaciones.

Las empresas del sector, entre las que se encuentran las plataformas internacionales Deliveroo y Uber Eats, llevan semanas preparándose para la nueva normativa buscando alternativas como la subcontratación o el uso de agencias de trabajo temporal, dijeron fuentes a Reuters.

Just Eat, parte de la holandesa Takeaway, ha comenzado a contratar a sus propios trabajadores en España.

Los expertos y los sindicatos advierten de que, sin una voluntad real por parte de las empresas de contratar a los trabajadores, es probable que continúen las batallas judiciales en torno a estos regímenes de empleo alternativos.

(Información de Emma Pinedo; información adicional de Belén Carreño; editado por Andrei Khalip y Jan Harvey, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)