Simone Biles revive los pasajes más oscuros de los abusos sexuales en el equipo estadounidense

Antonio Gil
·4 min de lectura
Simone Biles luce la medalla de oro en el podio del Mundial de Gimnasia tras ganar la final de suelo, este domingo 13 de octubre en la ciudad alemana de Stuttgart
Simone Biles luce la medalla de oro en el podio del Mundial de Gimnasia tras ganar la final de suelo, este domingo 13 de octubre en la ciudad alemana de Stuttgart

El nombre de Simone Biles irá siempre relacionado con el de una de las mejores gimnastas de la historia. La estadounidense está haciendo méritos más que de sobra para ser considerada así, si es que alguien todavía no lo ve de ese modo. Sin embargo no todo es brillo y luz alrededor de la joven de Ohio, quien en una reciente entrevista con la revista Vogue ha hablado de uno de los episodios más oscuros de su carrera en forma de abusos por parte del doctor Larry Nassar.

El antiguo médico de USA Gymnastics y la Universidad de Michigan State, actualmente de 56 años de edad, pasará el resto de su vida entre rejas. Fue el principal protagonista del escándalo de abusos sexuales en la Federación de Gimnasia de Estados Unidos y acumuló entre 160 y 360 años de cárcel por diferentes sentencias: fue acusado de abusar sexualmente de alrededor de 100 niñas y chicas, incluidas atletas olímpicas, y fue declarado culpable de cargos relacionados con la pornografía infantil y agresiones sexuales a menores. La primera gimnasta en acusar oficialmente a USA Gymnastics fue Maggie Nichols, en 2015, y a partir de ahí comenzaron a salir a la luz diferentes casos, incluido el de Biles.

La ganadora de 19 títulos mundiales y 4 olímpicos de gimnasia se vio reflejada en la declaración de Nichols y entendió que, aunque en su momento no fue consciente, había sufrido lo mismo. “Cuando leí lo que había dicho Maggie fue un golpe muy duro para mí. Me di cuenta de que había sufrido el mismo trato que ella”, confiesa Biles en Vogue. “Estaba deprimida. Dormí mucho, ya que para mí era lo más parecido a la muerte que podía encontrar, pero sin dañarme. Fue la forma de escapar de todos mis pensamientos y del mundo. De todo lo que estaba pasando”. Lo más grave del asunto, tal y como se puede ver en el documental Athlete A (Gimnasta A), fue que USA Gymnastics escondió lo sucedido, pese a que las deportistas informaron sobre la conducta de Nassar.

Un año más de sufrimiento

Pese a que el médico no forma parte ya de la estructura de USA Gymnastics, el hecho de que los Juegos Olímpicos de Tokio se hayan aplazado a 2021 por culpa de la crisis sanitaria mundial por pandemia de coronavirus significa un año más de sufrimiento para Simone Biles. La joven admite en la entrevista anteriormente citada que enterarse del cambio de fecha de la cita con los cinco aros supuso un enorme palo para ella. “Me quedé destrozada y lloré. Pensé que no podría soportar otro año más en USA Gymnastics”, declara.

A sus 23 años, Biles ha sido una de las deportistas más críticas con la federación de gimnasia y el Comité Olímpico Estadounidense. La atleta ha atacado con dureza a ambos estamentos en varias ocasiones, acusándoles públicamente de no hacerse responsables e intentar detener los abusos de Nassar, que se calcula que afectaron a más de 350 personas. “Yo también soy una de las muchas personas de las que [Nassar] abusó sexualmente. Es un comportamiento absolutamente inaceptable, repugnante y abusivo”, explica Simone.

Trabajando cuerpo y mente

Pese a lo complicado que va a ser para Simone Biles trabajar bajo el amparo de la federación de gimnasia de cara a los Juegos Olímpicos, el futuro de la joven es de lo más esperanzador. Tras su explosión mediática en Río 2016, la gimnasta de 23 años aspira a repetir múltiples medallas en Japón. Mientras tanto entrena para presentar un programa de lo más espectacular y novedoso, que podría incluir nuevos movimientos y ‘piruetas’, incluido uno que no practica desde los 13 años, tal y como ha reconocido ella misma. Aunque el aspecto físico no es lo único en lo que trabaja, pues su salud mental requiera una atención tan importante o más que el cuerpo.

“Todavía voy a terapia y tomo medicamentos para la ansiedad porque tuve muchos altibajos a lo largo del año. Intento entender qué salió mal en todo aquello”, cuenta en una entrevista con la actriz y cantante india Priyanke Chopra en 2019. Y es que tener la mente despejada es clave para el rendimiento de Biles. “Unas dos o tres semanas antes de cualquier competición voy al psicólogo para descomprimirme. Para sentirme en una atmósfera segura en la que puedo decir lo que quiero y explicar cómo me siento. Es una forma de poder dejar a un lado la negatividad y tranquilizarme”. De momento, y a tener de los resultados, parece que la funciona, y su confesión sirve para hacer entender a todo el mundo que las cosas no siempre son como muestran las fotos de sonrisas y medallas.

Más historias que te pueden interesar: