Simón niega que presiones externas influyan en las decisiones sobre el paso de fase

Madrid, 21 may (EFE).- El director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha insistido en que las decisiones de cambio de fase se toman sobre informes técnicos, de la manera "más objetiva posible" y sin que influyan presiones externas como "imágenes puntuales o percepciones personales".

Así ha respondido en su rueda de prensa diaria al ser preguntado por si las imágenes de las playas de Barcelona pueden influir en un posible pase a la fase 1 de la ciudad la próxima semana.

Durante la rueda de prensa, preguntado por las franjas horarias para salir a la calle, Simón ha recordado que desaparecen en la fase 2 y que se ha propuesto mantener una para los grupos vulnerables, tal y como establecía la orden de flexibilización publicada en el BOE el pasado sábado, si bien no ha podido avanzar cuál será la "decisión final" que se aplique de cara al lunes.

"Hay que tener en cuenta las propuestas de todos, son decisiones más complicadas de lo que parece (...) Todos los sectores tienen que opinar. La decisión será el consenso que se consiga entre todos", ha zanjado.

Al epidemiólogo no le ha gustado ver las playas de Barcelona llenas de personas sin mantener las distancias de seguridad, pero ha precisado que la decisión de cambio de fase "no se puede basar en una situación como esta, en una imagen puntual que no sabemos si es generalizada".

"Estamos haciendo un esfuerzo muy importante y por eso tenemos un equipo muy potente de técnicos del Ministerio, que nos apoyamos unos a otros y tratamos de no dejarnos influir por imágenes puntuales, percepciones personales, comentarios que puedan hacer colegas o presiones externas, tratando de ser lo más objetivos posible", ha enfatizado el experto.

Por ello, ha advertido de que si se trata de utilizar esas imágenes u otras declaraciones o actividades para tratar de presionarles, "lo único que hacen es generar ruido".

Sin embargo, ha lamentado que esas imágenes generen una "cierta sospecha de que no hay una conciencia clara en la población sobre los riesgos a los que estamos potencialmente expuestos".

(c) Agencia EFE