Siete cosas que aprendimos estudiando los manuscritos del Mar Muerto

Cuevas cercanas a Qumran (crédito imagen Wikipedia)


Desde el hallazgo de los primeros manuscritos del Mar Muerto en 1947, el interés científico por estos pergaminos, que contienen textos bíblicos escritos en hebreo o arameo, algunos de los cuales datan de los años 250 a.C. no ha hecho más que crecer. Descubiertos en cuevas de la región de Qumrán, a orillas del Mar Muerto, los investigadores han intentado escrutinar el contenido de estos rollos empleando todo tipo de técnicas. En LiveScience han hecho una recopilación de siete de los secretos que los arqueólogos han descubierto al estudiar estas joyas de importancia histórica.

Análisis textil

Además de los Rollos del Mar Muerto, las cuevas cerca de Qumran también contienen los restos de unos 200 rollos de tejido. En 2011, un equipo de investigadores informó que habían encontrado pergaminos hechos de lino, que no contenían decoración y que en algunos casos estaban blanqueados. Este hallazgo respalda la idea de que fueron los Esenios, una antigua secta judía, quienes escribieron los Rollos del Mar Muerto . Su estudio se detalla en la revista Dead Sea Discoveries.

Desenrollado virtual

Usando una técnica llamada “desenrollado virtual”, los científicos pudieron leer los restos de un pergamino calcinado de 1.700 años de edad, que se descubrió en En-Gedi, un lugar ubicado en el desierto de Judea. El rollo, había sufrido daños por el fuego en la antigüedad y no podía desenrollarse físicamente sin desmenuzarse. Lo que hiciron los científicos fue escanear digitalmente el rollo en 3D y luego “aplastar” el resultado en 2D para que se pudiera leer el texto. Descubrieron que contenía el comienzo del Libro de Levítico de la Biblia hebrea, el tercero de los cinco libros de Moisés, conjunto conocido como el Pentateuco.

Nuevas excavaciones

Aunque la excavación arqueológica no es para nada una técnica nueva, su papel es importante en la historia de los Rollos del Mar Muerto. Las excavaciones se llevan a cabo en cuevas ubicadas en el desierto de Judea para asegurarse de que los restos arqueológicos (incluyendo cualquier pergamino sin descubrir) sean encontrados antes de que lo hagan los saqueadores. En algunos casos son los propios saqueadores los que alertan involuntariamente a los científicos, esto sucedió por ejemplo en un lugar que ha llegado a ser conocido como la “Cueva de las Calaveras”, situada en Nahal Tse’elim, en pleno desierto de Judea. Pese a que esta cueva fue excavada previamente por los arqueólogos, recientes actividades de saqueo indican que hay más material a la espera de ser encontrado.

Manuscrito del Mar Muerto (crédito imagen Wikipedia)

Seguimiento al mercado de antiguedades

A lo largo de los tres últimos lustros, más de 70 fragmentos de los manuscritos han terminado en el mercado de antiguedades. A pesar de algunos de ellos son falsificaciones, otros podrían ser auténticos lo que ha hecho que los científicos hayan realizado un seguimiento de estos fragmentos empleando plataformas de medios de comunicación social como la web Academia.edu, desde donde se actualiza todo lo relativo a los nuevos fragmentos que van apareciendo.

Interdicción de antiguedades

Para detener la oleada de saqueos en el desierto de Judea, los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel han estado trabajando como parte de una unidad especial cuyo fin es recuperar el material sustraído. A pesar de que estos arqueólogos no tienen permiso para discutir sobre los detalles acerca de cómo su unidad recupera el material, una de sus operaciones condujo al descubrimiento de un papiro que data de alrededor de 2.700 años.

Digitalización

En 2011 se completó un proyecto de digitalización que permite que cualquier persona del mundo vea online y de forma gratuita, imágenes en alta resolución de los Manuscritos de Qumran. Este proyecto, una colaboración entre el Museo de Israel en Jerusalén y Google, facilitó a los investigadores de todo el mundo el acceso a los pergaminos. También permite que el público en general que esté interesado en ver los pergaminos, pueda verlos en detalle en cualquier momento sin tener que viajar a Israel.

Análisis de tinta

Los investigadores han analizado la tinta de los Rollos del Mar Muerto, descubriendo, entre otras cosas, una proporción de cloro a bromo que indica que la tinta se fabricó cerca de Qumran. El análisis también sugiere que un tipo especial de tinta, a veces llamada “tinta roja”, se usó en al menos uno de los rollos.

Me enteré leyendo LiveScience.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines