Si no te vacunas, no puedes ir a espacios cerrados. Punto. Dejad de llorar.

·2 min de lectura

Hay veces que somos tan estúpidos que alguien tiene que darnos una hostia con la mano abierta para que dejemos de serlo un rato. El rato justo para salvarnos la vida. 

Ese alguien es el Estado, aunque por alguna razón con las vacunas no se atreve.

Nos obliga sin embargo a ponernos el cinturón cuando subimos a un coche, y eso que, si vamos solos -la cosa cambia cuando en el vehículo viajan más personas, que impactarían las unas contra las otras con el peso equivalente al de un elefante-, la probabilidad de muerte en caso de accidente es para nuestro propio cuerpo. Nosotros conducimos, nosotros asumimos nuestro propio riesgo, podríamos argumentar. Pero ya nadie discute que el Estado nos obligue, para salvar nuestras propias vidas.

Sí, Mamá España se mete en nuestras vidas porque a veces somos estúpidos. 

¿Por qué no se atreve con las vacunas? ¿Por qué ese pavor a obligar a las personas a que se vacunen? Hace unos años falleció una joven profesora a la que conocía porque los padres de uno de sus alumnos se habían negado a vacunar al niño, no lo habían comunicado a la escuela y ella se contagió del Meningococo B. La infección fue fulminante: murió en menos de una semana

doctor's hand holding vaccine ampule, with text written vaccine in spanish with copy space
doctor's hand holding vaccine ampule, with text written vaccine in spanish with copy space

¿La muerte de esa profesora no es un homicidio imprudente? ¿Por qué no podemos juzgar a esos padres? Si yo conduzco bebida y mato a alguien, voy a la cárcel, no me sirven excusas de que nunca pasa nada, de que yo no quería, de que no era mi intención o de que mi libertad individual me permite beber lo que me dé la gana. Faltaría más. 

Mira, lo siento, si quieres vivir en sociedad, acepta las reglas básicas, como no poner en peligro a los demás. Lo siento, y si no, te vas a una cueva en medio del monte. 

Si no te vacunas porque no te da la gana no puedes ir a espacios cerrados y tendrás que llevar siempre mascarilla. Punto. Dejad de llorar. O reuniros entre vosotros y montáis una sociedad alternativa. Pero dejad de poner en peligro a los demás. Porque hay gente que muere por culpa de los antivacunas. 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente