Si el confinamiento de barrios en Madrid no es efectivo, ¿por qué se sigue aplicando?

Marina Velasco
·Redactora, El HuffPost
·2 min de lectura
Varias personas, en una terraza del centro de Madrid durante la Semana Santa. (Photo: Marcos del Mazo/LightRocket via Getty Images)
Varias personas, en una terraza del centro de Madrid durante la Semana Santa. (Photo: Marcos del Mazo/LightRocket via Getty Images)

Este viernes, la Comunidad de Madrid ha anunciado que 17 zonas básicas de salud y cinco localidades estarán confinadas perimetralmente durante al menos dos semanas por su alta incidencia de contagios. Este viernes, Madrid también ha levantado su perimetraje autonómico porque no le ve utilidad.

A priori sorprende que las autoridades sanitarias madrileñas defiendan unos confinamientos mientras deploran aquellos por los que se guía el resto de comunidades autónomas. Pero sorprende más aún si se tiene en cuenta que este mismo viernes, cuando se actualizaba la lista de zonas confinadas, se publicaba un artículo en el European Journal of Public Health que argumenta precisamente que este tipo de confinamientos no funciona.

Los epidemiólogos Mario Fontán, Pedro Gullón y Javier Padilla, autores de esta investigación, la elaboraron y presentaron en octubre de 2020, analizando la primera “hornada” de confinamientos selectivos, y aunque ha pasado medio año, la dinámica no ha variado mucho desde entonces.

El cambio de tendencia a la baja se produjo en toda la ciudad, sin diferencia entre zonas

Los investigadores compararon las 26 zonas básicas de salud dentro de la ciudad de Madrid que fueron confinadas por primera vez en septiembre, y compararon su evolución con otras 29 zonas básicas de Madrid con una incidencia similar para comprobar qué había ocurrido en ambos casos. Su conclusión fue clara: “El cambio de tendencia a la baja se produjo en toda la ciudad de Madrid, sin diferencia entre zonas”, explica Gullón.

Los epidemiólogos descubrieron que “independientemente que las zonas fueran o no confinadas”, el 22 de septiembre, día en que comenzaron los confinamientos, ya había empezado a producirse un cambio en la tendencia; es decir, la curva ya había llegado a su pico y comenzaba a bajar.

El descenso no fue más pronunciado en esas zonas

Aun así, los autores del estud...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.