Shell registra una pérdida neta de 24 millones de dólares en el primer trimestre por la crisis del crudo

El gigante de hidrocarburos Royal Dutch Shell anunció el jueves que entró en números rojos en el primer trimestre con una pérdida neta de 24 millones de dólares (22,1 millones de euros) consecutiva al desplome de los precios del crudo.

El grupo anglo-holandés, que había realizado un beneficio neto de 6.000 millones de dólares un año antes, declaró en un comunicado que esperaba un segundo trimestre difícil, ante el hundimiento histórico del mercado petrolero en plena pandemia de nuevo coronavirus.

Como el resto de sus competidores, Shell se vio particularmente afectado en marzo por la caída de los precios que continuó en abril, con el barril estadounidense en negativo durante un tiempo.

El mercado petrolero se enfrenta a una falta de demanda debido a la parálisis de numerosas economías, mientras que las capacidades de almacenamiento están llegando a su límite.

La producción del grupo cedió un 1%, a 3,719 millones de barriles de petróleo equivalente por día.

Shell advierte que en el segundo trimestre va a reducir o limitar su producción de crudo y de gas, así como sus actividades en el refinado y la química, con un impacto esperado en sus resultados financieros.

Esto coincido con la promesa de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios de reducir su producción de 10 millones de barriles por día para intentar reequilibrar el mercado, aunque los analistas estiman que esto no será suficiente.

El director general Ben van Beurden habló de "condiciones extremadamente difíciles", que empujaron al grupo a tomar una serie de medidas.

El jueves anunció la decisión de reducir el importe de su dividendo, ante la perspectiva de que los precios de los hidrocarburos continúen bajos durante un largo periodo.

Es la primera vez que reduce su dividendo desde los años 1940, según Financial Times.