Sheij Jarrah, un barrio palestino en vilo en Jerusalén Este

·3 min de lectura

El barrio de Sheij Jarrah, en Jerusalén Este, se convirtió estas semanas en nuevo símbolo del conflicto israelo-palestino. Pero esto no tranquiliza a Aref Hamad, que teme que los colonos israelíes se apoderen de su casa.

"Tengo miedo de que nos echen a la calle, que desalojen a todos los habitantes del barrio", afirma este palestino que ronda los 70 años y que vive desde su infancia en esta zona cercana a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

"La situación es realmente mala", dice desde su hogar, compartido con otros 17 familiares, justo enfrente de una casa tomada a la fuerza a unos palestinos donde ahora ondean banderas israelíes.

Los Hamad son una de las siete familias del barrio amenazadas por la decisión de un tribunal de Jerusalén que adjudicó sus terrenos a colonos israelíes, un veredicto que ahora solo pueden revertir en la Corte Suprema de Israel.

A finales de abril, las manifestaciones de apoyo a estas familias encendieron varios barrios de Jerusalén Este, así como la Explanada de las Mezquitas y ciudades mixtas de Israel, con enfrentamientos que desembocaron en la escalada bélica de once días entre el movimiento islamista palestino Hamás, que controla Gaza, y el ejército israelí.

La tensión se apaciguó pero la movilización continúa. En las redes sociales, Sheij Jarrah se convirtió en una etiqueta viral, reuniendo numerosos apoyos a la causa palestina.

Para Hamad, esta es su última esperanza: "Pedimos a la comunidad internacional hacer presión sobre el gobierno israelí, que nos aporten un mínimo de justicia", reclama.

- "Dos justicias" -

Como muchos habitantes palestinos del barrio, los Hamad se instalaron aquí en los años 1950, terminada la guerra de 1948 que estalló tras la creación de Israel.

Jerusalén Este quedó bajo control jordano y la agencia de las Naciones Unidas para refugiados palestinos (UNRWA) construyó 28 alojamientos para ofrecer un techo a las familias desplazadas.

La familia de Aref Hamad, que huía de Haifa en el norte, empezó de cero en un pequeño inmueble rodeado de albaricoqueros y melocotoneros.

Pero en 1967, tras la guerra de los Seis Días, Israel ocupa la parte oriental de la ciudad sagrada para anexionarla, una decisión condenada por la comunidad internacional que no reconoce la soberanía israelí sobre Jerusalén Este.

Desde 1970, una nueva ley permite a los israelíes instalarse allí, en las casas donde viven los palestinos, si pueden probar ante la justicia una propiedad en esa zona anterior a 1948.

Al revés, ninguna ley permite a los palestinos o a sus millones de descendientes diseminados por Oriente Medio recuperar las casas que tuvieron que abandonar en 1948.

"Hay dos justicias: una para ellos, para que puedan recuperar su propiedad, y otra para nosotros que nos lo prohíbe", dice Mohamad al Sabagh, residente en Sheij Jarrah cuyos padres abandonaron la región de Jaffa y sus campos de naranjos en 1948.

- "Instalación en barrio estratégicos" -

Por el lado israelí, la asociación de colonos Nahalat Shimon International defiende la presencia judía en ese barrio desde el siglo XIX, cuando ese territorio estaba en poder el Imperio otomano.

Pero el abogado de las familias palestinas, Hosni Abú Huseín, asegura haber viajado a Turquía para consultar archivos otomanos y no haber encontrado pruebas de ello.

Aunque en el caso de Sheij Jarrah los demandantes se aferran a la antigua propiedad de esos terrenos, otras organizaciones emplean argumentos claramente políticos en otros pleitos.

"La próxima etapa de esta renovación nacional requiere la instalación de familias en barrios estratégicos", señaló en un alegato Ateret Cohanim, una organización nacionalista que ha lanzado procedimientos judiciales para recuperar inmuebles en otro barrio de Jerusalén Este, Silwan.

Según la oenegé Human Rights Watch (HRW), un tercio de la superficie de la zona oriental de la ciudad ya ha sido colonizada por israelíes desde 1967.

En Sheij Jarrah y Silwan, más de 1.000 palestinos están amenazados por procedimientos de expulsión, indicó la oenegé israelí anticolonización Ir Amim.

ah/dar/cgo/mdz/dbh/es

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente