El final más feliz para la niña afgana protagonista de una de las portadas más icónicas de 'National Geographic'

·3 min de lectura

La ciudadana afgana Sharbat Gula se encuentra en Roma. Así, mediante un comunicado, ha anunciado el Gobierno de Giuseppe Conte el aterrizaje en Italia, como refugiada, de la niña protagonista de una de las portadas más icónicas de National Geographic. Gula saltó a la fama mundial y se convirtió en todo un símbolo en 1985. Ahora es una madre de familia numerosa de casi cincuenta años que acaba de llegar al país italiano en busca de un futuro imposible de tener en su país de origen.

Durante muchos años, Sharbat Gula no supo que su imagen había sido portada de National Geographic y se había convertido en un símbolo. (Foto: Haroon Sabawoon/Anadolu Agency/Getty Images)
Durante muchos años, Sharbat Gula no supo que su imagen había sido portada de National Geographic y se había convertido en un símbolo. (Foto: Haroon Sabawoon/Anadolu Agency/Getty Images)

En el mismo comunicado emitido por el Ejecutivo italiano, recogido por la agencia Ansa, se reconoce la notoriedad de Gula y su condición de símbolo de “las visicitudes y conflictos” ocurridos en los ochenta en un país que vuelve a estar bajo el poder de los talibanes provocando una salida masiva de afganos que buscan asilo y refugio fuera de sus fronteras. 

La presidencia italiana ha incidido en que la llegada de la protagonista de aquella portada incónica se enmarca dentro del “contexto más amplio del programa de evacuación de ciudadanos afganos y el plan del gobierno para su recepción e integración”. Además, especifican que el caso de Gula, su llamamiento llegó a través de la ONG que trabajan con el país.

Sharbat Gula se hizo famosa en 1985 tras publicarse como portada de National Geographic una foto que le había hecho un año antes, cuando tenía 12 años, el fotógrafo Steve McCurry. Fue él quien se la encontró en un campo de refugiados en la frontera entre Afganistán y Pakistán. Entonces, McCurry solo supo de ella que era una huérfana pastún. 

El autor de la icónica fotografía, Steve McCurry, se reunión 17 años después con aquella niña a la que fotografió enun campo de refugiados en 1984 y conoció su identidad y su historia. (Foto: ULRICH PERREY/DPA/AFP via Getty Images)
El autor de la icónica fotografía, Steve McCurry, se reunión 17 años después con aquella niña a la que fotografió enun campo de refugiados en 1984 y conoció su identidad y su historia. (Foto: ULRICH PERREY/DPA/AFP via Getty Images)

En el momento en el que la fotografió, en 1984, no podía saber el alcance que tendría la imagen. Como él ha reconocido en entrevistas posteriores, “sabía que tenía una mirada increíble, una mirada penetrante. Pero había una multitud de personas a nuestro alrededor, el polvo se arremolinaba, y era antes de las cámaras digitales y nunca se sabía lo que pasaría con la película”. En una conversación con CNN en 2016 explicaba que después, cuando ya había revelado el carrete, “se lo mostré al editor de National Geographic, y él se puso de pie de un salto y gritó: 'Esa es nuestra próxima portada’”.

Nadie sabía en 1985 cuál era la identidad de aquella niña de mirada penetrante y verdosa que se convertiría en un símbolo de la situación y sufrimiento de la sociedad afgana. No fue hasta mucho tiempo después, en 2002, cuando en un nuevo viaje a la zona supo que su nombre era Sharbat Gula, que estaba casada y en aquel momento era madre de tres hijas. Fue en aquel encuentro cuando ella supo que su rostro había dado la vuelta al mundo. Durante 17 años su imagen había recorrido el mundo y ella no era consciente de su fama e impacto.

Durante algún tiempo estuvo residiendo en Pakistán, aunque acabó por volver a Afganistán. CNN ha contactado con el gobierno italiano para saber si Gula, a la que se le ha concedido el estatus de refugiada, ha viajado a Roma con su familia, pero no hay respuesta oficial aún. 

EN VÍDEO | En Afganistán, las mujeres jóvenes de Kabul siguen excluidas de la escuela secundaria

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente