Shaila Dúrcal pierde 20 kilos con la polémica y carísima dieta de los famosos españoles

·6 min de lectura

Tras pasar una época complicada marcada por los problemas de salud y el accidente doméstico que le hizo perder una falange de un dedo, Shaila Dúrcal decidió coger al toro por los cuernos y realizar algunos cambios en su vida para "volver a sentirse bien consigo misma".

Además de padecer un problema de tiroides, la artista atravesó una depresión que le llevó a dejar de fumar y esto incentivó un preocupante aumento de peso. Aunque ella afirmaba que lo le importaba "estar “redondita", tras cuatro meses de trabajo, los resultados saltan a la vista.

La hija de Rocío Dúrcal ha compartido una publicación de su cambio de imagen revelando lo bien que se siente tras haber alcanzado su objetivo. Una fotografía que ha impactado a sus más de 210.000 seguidores de Instagram, que han aplaudido el cambio de la artista y la han animado en su reto personal. 

Para lograrlo, la artista cuenta que se dejó guiar por un equipo de profesionales, algo que siempre es aconsejable cuando queremos cambiar nuestros hábitos, ya sea para perder peso o en busca de una alimentación más saludable. Al ponernos en manos de médicos y expertos, nos aseguraremos de que nuestra salud no sufre las consecuencias de una dieta poco recomendable. 

En concreto, Shaila ha seguido el método Pronokal, el mismo que siguieron otros personajes conocidos como la presentadora Carlota Corredera, los actores Javier Cámara, Bibiana Fernández y María Adánez o la cantante Isabel Pantoja. Antes lo hicieron Santiago Segura o Jorge Javier Vázquez. Y parece que Carmen Morales, la hermana de Shaila, ha decidido tomar el testigo.

El método Pronokal consta de 5 pasos y, como hemos dicho, se realiza únicamente bajo control médico. Antes de empezar te piden una analítica de sangre reciente para comprobar que todo está bien y saber de qué punto se parte. 

Se trata de una dieta muy baja en calorías y rica en proteínas, pero en ningún caso dejas de comer, sino todo lo contrario. Esta dieta te marca una pauta para que comas 5 veces al día, eso sí, sin carbohidratos.

En principio, la fórmula parece sencilla: un consumo muy restrictivo de alimentos, en cuyas primeras fases tan solo se pueden consumir proteínas -pescados y carnes a la plancha- acompañadas con verduras. 

Para ello (aquí está la primera trampa) necesitas comprar y combinar los productos Pronokal. Todos son de proteína de alto valor biológico con verdura (aunque algunas están limitadas), y puedes elegir entre un amplio catálogo de alimentos: tortillas, galletas, patatas fritas, sopas o cremas, bebidas, barritas e incluso, pizza, pasta, panes o postres. Pero ¡ojo! desde Pronokal no te venderán ningún producto sin la receta de un especialista.

A medida que avanzas en los diferentes pasos o fases, vas introduciendo los diferentes grupos de alimentos, hasta llegar a una alimentación equilibrada y personalizada (verdura, proteína, fruta, lácteos y cereales). La idea es que acabes comiendo de todo en su medida justa. También es importante incluir algo de actividad física en este proceso. Empezando por cosas suaves como caminar o hacer estiramientos. Aunque lo ideal es un programa de entrenamiento personalizado.

¿Pegas? Aparte de que supone un desembolso de dinero importante, ya que este plan de alimentación restrictivo obliga al consumir los productos propios de la marca durante las primeras fases (te venden hasta la harina para hacer las tortitas), no olvidemos que comes de sobre. Esto supone que parte de tu alimentación se basa durante los primeros días en su gama de productos, y no en alimentos frescos.

Por tanto, aunque es un método muy popular, tiene sus peligros y hay que respetar ciertas reglas para que funcione, lo cual implica ser capaz de aguantar algunos efectos secundarios. 

Según los expertos: "En el periodo de adaptación a este tipo de dieta probablemente vas a tener cefalea, mal aliento y mayor irritabilidad. Cada uno debe plantearse si quiere pasar por algo así", comentan Daniel Ursúa, dietista-nutricionista. Entre los síntomas que puede experimentar una persona al inicio de cualquier tipo de dieta cetogénica también están las náuseas o dolores de cabezas, mareos, calambres musculares o bajos niveles de energía.

Este sería otro de los punto críticos del método Pronokal, que para que sea efectivo tienes que conseguir llegar a un estado de cetosis (se tarda unos 3 días aproximadamente). La cetosis es una situación metabólica del organismo que se produce cuando no tiene el aporte de carbohidratos que necesita para obtener la energía. Esto hace que se utilice la grasa para este fin generando los cuerpos cetónicos que descomponen las grasas (cuando estamos en ayuno, por ejemplo, aporta hasta el 75 por ciento de la energía). De esta manera, el cuerpo deja de utilizar como fuente primaria de energía los glúcidos, sustituyéndolos por las grasas y esto hace que se elimine de manera rápida.

Pero que te ayude a perder peso de manera rápida, no significa que sea una manera recomendable de adelgazar. Pues restringe la ingesta de ciertos alimentos, primando además productos procesados o poco recomendables, con las consecuencias para tu organismo que esto puede suponer. Por poner un ejemplo, los pasteles de chocolate contienen, entre otros ingredientes, azúcar, jarabe de glucosa o aceite de girasol. Otros productos como los batidos o bebidas frías contienen sustancias potencialmente dañinas como azúcares o endulzantes (jarabe de glucosa o matinol), espesantes y estabilizantes. Lo cual resulta llamativo en una dieta que indica reducir el número de carbohidratos y el consumo de azúcares.

"No es que sea una dieta cetogénica como tal, pero parte de ella sí que puede producir cetosis", explica Nerea Robles del Horno, médico de familia y dietista en Bilbao. La cetosis es un estado metabólico en que el cuerpo utiliza grasa y cetonas en vez de glucosa (azúcar) como principal fuente de energía. 

Además, como ocurre con la mayoría de las dietas tan restrictivas, no son sostenibles en el tiempo y resulta muy poco recomendable seguirla de forma continuada. En cuanto a los estudios que utilizan los defensores de esta dieta para venderla, Robles aclara que "existen algunos que señalan que puede disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, son estudios que están incompletos e inacabados y, por el momento, no son suficiente para recomendar esta dieta".

Está claro que esta dieta puede hacer que bajemos de peso rápido en un corto periodo de tiempo, pero "no es viable mantenerla a largo plazo y, por tanto, cuando la dejas, genera un gran efecto rebote, provocando que ganemos más peso del que hemos perdido", añade Robles. ¡Que se lo digan a Carlota Corredera!

Por cierto, en cuanto al precio, según apuntaba El Español, la dieta Pronokal puede salir por unos 500 euros al mes. Por lo que puede que este plan no sea para todos los bolsillos. Pues al precio de cada revisión con el nutricionista debes sumar el coste de los productos que se deben consumir, unos 3,50 euros por comida, según una bloguera que siguió esta dieta. 

Recuerda que las dietas exprés que prometen milagros en tiempo récord no son recomendables, tal y como alerta el ministerio de Sanidad, tanto por su posterior efecto rebote como por el riesgo para la salud que pueden conllevar. Si aún así decides seguirlas, no debería prolongarse demasiado en el tiempo.

Más historias que pueden interesarte:

Los médicos advierten sobre una erupción provocada tras cortar los hidratos de carbono en una dieta

Los efectos del óxido de etileno y por qué acaba en los helados que comemos

El riesgo para la salud de usar algunos aditivos al hacer postres caseros

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente