La reina más estrafalaria del atletismo está de vuelta tras hacer trampas

·4 min de lectura
NEW YORK, NEW YORK - JUNE 12: Sha'Carri Richardson celebrates after winning the Women's 200m during the New York Grand Prix at Icahn Stadium on June 12, 2022 in New York City. (Photo by Mike Stobe/Getty Images)
Sha'Carri Richardson celebra una victoria en los 200 metros. Foto: Mike Stobe/Getty Images

La vuelta al tartán de Sha’Carri Richardson estaba llamada a ser por la puerta grande. La velocista estadounidense que se perdió los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tras dar positivo por marihuana, regresó en el Grand Prix de Nueva York y lo hizo resarciéndose. Terminó segunda en los 100 metros y venció en los 200, haciendo una marca espectacular… y con su estrafalario toque personal.

Ataviada con body de color rosa, mallas de rejilla en piernas y brazos y con unas uñas kilométricas a juego, Richardson paró el crono en 10.85 en los 100 metros y en 22.38 en los 200. La misma Sha’Carri que se quedó con las ganas de participar en la cita olímpica por su desliz, por llamarlo así, durante los trials de Estados Unidos. La misma, pero con mucha mala leche para potenciar su orgullo herido y remarcar que no hay que no hay que dejarse llevar por el qué dirán. “Quiero que la gente sepa que puedes ser tú mismo. Si eso significa que quieres ser sexy, lindo o expresarte como nunca nadie lo había hecho antes, pues adelante. No dejes que nadie te pare”.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que esa misma Sha’Carri con confianza en sí misma y dispuesta a comerse el mundo no lo ha pasado siempre bien ni ha tenido las cosas tan claras. La propia atleta confesó en mayo de 2022 que había pasado por una etapa tóxica producto de una “relación abusiva”, como ella misma lo catalogó.

Mantenía una relación con una atleta que nunca se preocupó por mí. Abusó de mí, me robo… Pero la protegí cuando su familia y su país la juzgaba. Tuve que lidiar con la homofobia y con muchas cosas más. Todavía me estoy recuperando”, se sinceraba Richardson. Un camino de espinas por el que ella sabía perfectamente lo que era andar descalza. Si alguien sabe lo que es sentirse juzgado, esa persona es Sha’Carri.

En julio de 2021, la estadounidense recibió la noticia de que no podría correr en los Juegos Olímpicos de Tokio. Dio positivo en un químico que se encuentra en la marihuana, tal y como ella misma contó en Today Show. Su explicación de lo sucedido se limitó a dos palabras muy sinceras de con mucho peso: “Soy humana”.

NEW YORK, NEW YORK - JUNE 12: Sha'Carri Richardson celebrates after winning the Women's 200m during the New York Grand Prix at Icahn Stadium on June 12, 2022 in New York City. (Photo by Mike Stobe/Getty Images)
Sha'Carri Richardson celebra una victoria. Foto: Mike Stobe/Getty Images

Más tarde, la atleta dio alguna explicación más y contó que fumaba marihuana para intentar manejar lo mejor posible la complicada situación por la que pasaba tras la muerte de su madre. “Estaba desatada y cegada por todas las emociones que me rodeaban, cegada por la maldad y el dolor. Sabía que no podía esconderme, así que así trataba de ocultar mi dolor”, confesó Richardson.

Removió Roma con Santiago para que la permitiesen participar en Tokio. Pidió perdón, se justificó e incluso intentó explicar que la marihuana no la colocaba en una situación de ventaja competitiva en las pruebas de velocidad. Pero nada de nada. Vio los Juegos desde casa. Todo lo contrario que la patinadora rusa Kamila Valieva, a la que sí se permitió acudir a la cita invernal con los aros olímpicos pese a haber sido acusada dopaje.

“¿Hay alguna respuesta sólida sobre la diferencia entre su situación y la mía?”, preguntó al aire Sha’Carri a través de su cuenta de Twitter. “Mi madre murió y no pude competir”, amplió la atleta, antes de dar un golpe sobre la mesa con un acusador “la única diferencia que veo es que yo soy una joven negra”. Una doble moral en la que Richardson insistió. “Ningún atleta negro ha competido nunca con un caso en curso. ¡No me importa lo que digan! Valieva falló [su test] en diciembre y el mundo se entera ahora [en febrero]. Sin embargo mi resultado se publicó una semana y mi nombre y mi talento fueron aniquilados por la gente”. Ahora se ha podido resarcir, por ella y por los suyos, según el doble rasero que ve por todos lados. Y lo mejor de todo, lo ha hecho limpia y siendo la misma reina estrafalaria del atletismo que encandiló al mundo que ahora se ha empeñado en recuperar.

Vídeo | Los abodominales inquietantes de un niño de 8 años que apunta a estrella mundial del deporte

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente