Sezar Blue se defiende de las críticas por subir vídeos con 'Cenando con Pablo' tras la polémica

Sezar Blue y Pablo Cabezali en un vídeo en la Ruta 66. (Photo: YOUTUBE SEZAR BLUE)
Sezar Blue y Pablo Cabezali en un vídeo en la Ruta 66. (Photo: YOUTUBE SEZAR BLUE)

Sezar Blue y Pablo Cabezali en un vídeo en la Ruta 66. (Photo: YOUTUBE SEZAR BLUE)

Sezar Blue ha revolucionado el mundo foodie —el de subir publicaciones relacionadas con comidas y restaurantes— con una denuncia que afecta a gran parte de la comunidad que sube este tipo de contenido.

Este influencer del comer con más de 100.000 seguidores en Instagram y más de 420.000 en YouTube ha denunciado lo que considera una mala praxis por parte de otros creadores de contenido que, según ha afirmado, están haciendo publicidad de restaurantes de forma encubierta, sin avisar que están cobrando por esa publicación.

En una entrevista a El HuffPost ha contado que está dispuesto a llegar hasta el Congreso de los Diputados con una Propuesta de Ley para cambiar lo que considera una situación injusta.

“Cuando tenga más tiempo contactaré con algún gabinete jurídico para hacer una propuesta de algo más concreto que estipule cuándo es un anuncio, cuándo una colaboración, cuándo una publicidad, cuándo debes poner algo o cuándo lo debes poner”, ha explicado a este medio por teléfono.

Esta cruzada contra aquellos que no hacen bien las cosas en redes ha tenido para él un coste personal importante: “El primer coste personal es que ese dinero no lo gano. Hay gente que paga coches de lujo al contado y yo voy a pagar mi coche a una financiación de 10 años”.

También ha explicado que está recibiendo odio por parte de los seguidores de algunos influencers: “Esta gente tiene lo que se denominan fanboys. Cualquier cosa que tú digas negativa de su admirado lo van a volver contra ti. A mí también me han puesto en mis publicaciones de todo. Todos los días recibo una serie de insultos de todo tipo, en YouTube también, en las mías propias”.

“Imagínate que yo he atacado a todas las cuentas foodie, estamos hablando de cientos de miles de personas que admiran a estos foodies y que algunos opinan que por qué me he metido con ellos. Yo también recibo ese hate y aquí estoy sonriente y feliz”, ha señalado.

Otro coste personal, por lo menos para muchas personas que consumen contenido foodie, es su ruptura laboral con Pablo Cabezali, de Cenando con Pablo, con el que ha estado subiendo contenido durante cuatro años y con el que ahora, después de esta denuncia pública, no tiene relación.

De hecho, la polémica saltó justo cuando acababa de llegar de un largo viaje por Estados Unidos con Pablo Cabezali por eso, tanto sus seguidores como los de Cenando con Pablo se preguntaron qué iba a pasar con esos vídeos.

Muchos de estos usuarios respiraron aliviados cuando vieron que tanto Sezar como Pablo estaban subiendo estos vídeos. Otros, sin embargo, han cargado contra Blue por publicar estos vídeos y lo han acusado de “hipócrita”.

Sobre esto se ha pronunciado en El HuffPost de forma clara: “Te pongo un ejemplo. Imagina que en vez de ser youtubers somos albañiles y hubiéramos estado ocho meses levantando un chalet y a los 8 meses decidimos no trabajar juntos más, ¿Qué hacemos no le damos la llave al que lo ha comprado? ¿Lo tiramos abajo?”.

“Nosotros hemos estado durante 9 meses preparando esos vídeos, nos hemos ido a Estados Unidos. Pablo habrá dejado a su familia y a sus amigos, yo también he estado un mes fuera trabajando todos los días del mes. A parte tenemos unos contratos con unos patrocinadores. ¿Qué pasa que si ahora no decidimos no grabar más juntos destruimos los vídeos que hemos hecho? No tiene sentido. Todo ese esfuerzo y dinero que ha costado hacerlo lo tendríamos que tirar”, ha proseguido explicando.

“La gente que piense lo que quiera, otra cosa es que yo esta tarde quedase con él para hacer un vídeo pero este material está grabado. Todo el material va a salir. Aquí es el mayor hate que yo he recibido que si hipócrita, que eso no es digno, eres un vendido porque lo haces por los patrocinadores. Lo hago porque me ha costado un montón de trabajo hacerlo, porque he tenido que renunciar a mi familia todo este tiempo y porque he hecho un esfuerzo de la leche para poder grabarlo y no lo voy a dejar de publicar porque ahora con esta persona no tenga trato. Cada uno tiene los vídeos en su casa y los vamos a subir, como es natural, y el que lo quiera ver yo tan contento y el que no lo quiera ver también lo entiendo”, ha finalizado.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR