A la sexta, la vencida: la "recompensa" de la piragüista española Teresa Portela

·3 min de lectura

La "recompensa", ¡al fin!, llegó: la española Teresa Portela ganó la medalla de plata en la prueba K1 200 del piragüismo de Tokio-2020, subiendo por primera vez al podio en su sexta participación en Juegos Olímpicos.

"Estoy supercontenta y emocionada (...) Mi sueño era poder estar en mis sextos Juegos Olímpicos, algo increíble, y siempre había soñado este momento: subirme al podio", comentó Portela, de 39 años, quien ha competido consecutivamente en Sídney-2000, Atenas-2004, Pekín-2008, Londres-2012, Río de Janeiro-2016 y ahora Tokio-2020. "Siento que mi recompensa ha llegado", agregó en conferencia de prensa.

Portela marcó 38.883 en el Canal Sea Forest, con lo que quedó 763 milésimas por detrás de la neozelandesa Lisa Carrington, gran favorita y ganadora con un récord olímpico de 38.120. Fue su tercer oro en esta prueba tras los ganados en 2012 y 2016.

La danesa Emma Jorgensen se quedó con el bronce con 38.901 (+0.781).

"Es una inspiración (...) A las demás rivales nos obliga a tener que mejorar y el objetivo es estar lo más cerca posible de ella", dijo la española sobre Carrington.

Cuando bajó del kayak después de la competencia, Portela lanzó un emocionado grito de satisfacción.

Era el gran momento olímpico de esta fisioterapeuta, doble campeona mundial de la distancia en 2002 y 2005, después de una larga trayectoria que comenzó en Sídney-2000 con un decimotercer puesto en el K1 500.

Dos quintos lugares en las pruebas K2 500 y K4 500 le siguieron en Atenas-2004.

Incansable, 'Tere' Portela volvió a la carga en Pekín-2008, edición en la que quedó en el decimosexto peldaño en K1 500 y en el quinto en K4 500.

Miró el podio de cerca en Londres-2012, compitiendo ya en la prueba que le trajo medalla en Tokio-2020, K1 200, ubicándose en la cuarta casilla. Rio-2016 la vio insistir en esta competencia, con un sexto lugar.

Y finalmente llegó su hora. Con la medalla de Portela, España llegaba a ocho preseas en Tokio-2020: una de oro, cuatro de plata y tres de bronce.

- Dedicatoria muy especial -

En la primera persona que pensó Portela cuando ganó su deseada medalla fue en su hija de 7 años, Naira, la niña que tuvo con su esposo, David Mascato, un piragüista como ella que representó a España en los Juegos Olímpicos de 2000 y 2004.

"Si hubiesen sido el año pasado los Juegos Olímpicos como estaba previsto, sin pandemia, ella estaría aquí. Siempre me acompaña a todas las competiciones, pero por la pandemia no pudo ser", comentó a la AFP la atleta española después de la rueda de prensa.

"En todo momento me acuerdo de ella. Se me hace muy difícil estar lejos de ella, pero siempre es la primera persona que me viene a la mente", continúa.

El éxito, después de tantos años de esfuerzos, impulsa a la atleta española a seguir adelante, por lo que aún no piensa en el retiro.

"Quiero seguir disfrutando de este deporte. Todos estos años he trabajado duro, eso me ha llevado hasta aquí, y quiero seguir pensando en piragüismo. ¿Por qué no estar en París-2024", expresó. "París está a la vuelta de la esquina".

erc/psr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente