Los peligros que hay tras la práctica sexual del beso arcoiris

Mónica De Haro
·7 min de lectura
Getty
Un beso arcoíris es una nueva variante sexo oral que busca intercambiar fluidos corporales durante el período menstrual de la mujer. (Foto: Getty)

Esta variante del sexo oral se ha popularizado en parejas heterosexuales gracias a las redes sociales (en TikTok #rainbowkiss supera los cinco millones de visitas), pero lejos de brindar una nueva experiencia sexual, el beso arcoíris resulta muy peligroso para la salud.

Por lo pronto, se corre el riesgo de desarrollar cáncer de boca y garganta. Los médicos ya han dado la voz de alarma e incluso han comentado los riesgos que conlleva esta práctica sexual en varios hilos de Twitter.

Siempre es tentador experimentar nuevas prácticas sexuales para salir de la monotonía y darle un giro a la relación, pero por más que algunas experiencias parezcan interesantes o sean parte de una “fantasía sexual” podrías arrepentirte de realizarlas.

Es el caso del beso arcoíris, una práctica que ha llamado la atención de los expertos en salud sexual puesto que reúne aspectos que pueden poner en riesgo el sistema inmunológico de las personas. Y es que esta práctica consiste en una variación del sexo oral con un giro que podría resultar muy desagradable para muchos.

Una nueva forma de disfrutar del sexo menstrual

Las parejas heterosexuales llevan a cabo este beso cuando la mujer está menstruando; él mantiene el flujo menstrual de ella en la boca mientras que la mujer se queda con el semen de él. Ambos consuman el acto besándose e intercambiando fluidos, así se forma el famoso arcoíris dentro de sus bocas. Y esa variación de colores recibe el nombre de beso de arcoíris.

Aunque el acto puede parecer grotesco, hay quienes lo disfrutan. Expertos en el tema señalan que esta es una forma de tener intimidad durante la menstruación.

Quienes lo practican dicen que es una actividad 'única' y que se puede hacer siempre que los dos adultos estén de acuerdo. Además algunas parejas optan por utilizar lubricantes con sabor para "añadir una nueva dimensión a su juego sensorial".

El tiempo y la comunicación son claves

El truco para que salga bien es que los dos terminen casi al mismo tiempo, por eso se suele adoptar una postura que permita la estimulación mutua al mismo tiempo como el 69.

El objetivo es que ninguno tenga que mantener la sangre o el semen en la boca demasiado tiempo. Por eso se dice que el beso arcoíris es un reto para parejas muy compenetradas ya que realmente se necesita tener un buen conocimiento del propio cuerpo y el de la pareja.

Cada vez hay más mujeres jóvenes que pueden haber contraído el VPH por la exposición a relaciones sexuales orales. (Foto: Getty)
Cada vez hay más mujeres jóvenes que pueden haber contraído el VPH por la exposición a relaciones sexuales orales. (Foto: Getty)

Sin embargo, da igual el tiempo que se retengan los fluidos en la boca. Tener sexo oral sin protección aumenta el riesgo de contraer ETS. Y ese intercambio de sangre y semen podría convertirse en el caldo de cultivo de muchas enfermedades e infecciones sexuales como estas:

  • Herpes bucal,

  • Gonorrea,

  • Clamidia. El mayor número de infecciones por Chlamydia trachomatis se produce en mujeres (52,1 por ciento) con una edad media en el momento del diagnóstico de 24 años. Esta infección no suele dar síntomas y, a medio plazo, puede producir problemas ginecológicos y de fertilidad.

  • VHP en la boca,

  • Hepatitis B y

  • VIH.

Algunas parejas dicen que el beso arcoíris es un acto espontáneo, un “feliz accidente” que ocurre cuando a una mujer le llega la regla mientras su pareja realiza el cunnilingus. Sin embargo, para que se produzca ese momento tiene que haber un poco de planificación; así que no cuela.

"El semen y la sangre menstrual pueden transportar muchas partículas infecciosas diferentes, como el VIH, la sífilis y la hepatitis”, explica la obstetra y ginecóloga Heather Irobunda en Cosmopolitan.

El problema es que las ETS a menudo son invisibles y pueden desarrollarse sin síntomas o con síntomas muy leves que pasan desapercibidos. De modo que puede que no percibas ningún problema infeccioso en tu pareja sexual antes de hacer o recibir sexo oral.

Se pueden prevenir, pero si una persona se contagia, lo principal es que se diagnostique pronto

El problema es que algunas de estas infecciones no dan síntomas y se debe testar ante una situación de riesgo, no esperar a tener síntomas.

Es fundamental tomar conciencia de lo que está ocurriendo en nuestro país. Los profesionales de la salud, la población y, sobre todo, los jóvenes deben conocer este problema de salud pública. El aumento de infecciones de transmisión sexual está siendo vertiginoso y las consecuencias sobre la salud se verán en los próximos años, explica la Dra. Alicia Comunión, coordinadora del Grupo Español de Investigación y Estudio de las ETS y Sida (GEIES) de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Signos que podrían indicar una ITS

“Las llagas pueden ser sugerentes de una infección por virus de herpes simple, generalmente herpes labial. Es difícil poder diferenciarlas a simple vista pues en la boca muchas veces aparecen llagas o aftas que no están relacionadas con el sexo”, explica Teresa Puerta, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

El herpes bucal se manifiesta en boca o encías a través de pequeñas ampollas que pueden llegar a ser muy dolorosas. Las más conocidas son las aftas o llagas, boqueras o fuegos labiales que también pueden aparecer por estrés, gripe o debido a la exposición solar, el viento o a otros elementos. Un corte o una herida en la piel, un cambio en el sistema inmunitario o los cambios hormonales también pueden causarlas.

Por eso tan importante acudir al especialista, que podrá realizar pruebas serológicas y microbiológicas para confirmar su diagnóstico clínico y decirte si se debe a una infección por el herpes simple tipo 1 (VHS-1) o el herpes simple tipo 2.

Además de las llagas, el dolor de garganta, el ardor en la boca o lengua y la conjuntivitis pueden ser señales de una infección por clamidia o de origen sifilítico.

De hecho, las erupciones en la piel en zonas extragenitales como las manos o la planta del pie pueden ser un indicio de sífilis; y si tienes irritación de garganta, dificultad para tragar, fiebre y ganglios linfáticos hinchados es posible que hayas contraído faringitis gonocócica por la bacteria del gonococo.

Las lesiones verrugosas se relacionan con la infección del virus del Papiloma. Y por último, el dolor o el ardor al orinar, la secreción proveniente del pene, un flujo vaginal inusual o con olor extraño y el sangrado vaginal inusual serían otras señales a tener en cuenta.

Si no se tratan, pueden tener efectos graves y crónicos como la enfermedad inflamatoria pélvica, dolor pélvico crónico e incluso infertilidad, embarazos ectópicos y aumento del riesgo de infección por VIH”, apunta la Dra. Comunión. Por este motivo, creemos que es muy importante conocerlas, saber las conductas de riesgo, evitarlas y hablar de estos temas en la adolescencia, que es cuando muchos jóvenes empiezan a tomar conciencia de su sexualidad”.

“Acudir al dermatólogo o a los centros de ITS ante cualquier sospecha o relación de riesgo es una medida que podría ayudar al diagnóstico precoz”, concluye la experta.

Ahora que ya sabes los peligros a los que te puedes exponer si intentas realizar el beso arcoíris, sabrás que lo mejor es practicar tu sexualidad con responsabilidad, ¡tu salud es primero!

Más historias que pueden interesarte:

'Periodo ventana', el plazo que ayuda a detectar enfermedades sexuales

Este preservativo cambia de color si detecta una enfermedad sexual

Si has tenido cinco parejas diferentes (y practicas cunnilingus), esto te interesa

Te equivocas al pensar que esta infección es una cuestión de niñas o mujeres