"La Serpiente" Charles Sobhraj ya no mata pero todavía atormenta Asia

·5 min de lectura

Casi medio siglo después de sembrar pánico entre los mochileros de Asia en la 'ruta hippie', el asesino francés Charles Sobhraj, el protagonista de la miniserie "La Serpiente", todavía atormenta a quienes se cruzaron en su camino.

Tiene 77 años y está encarcelado desde 2003 en régimen de aislamiento en una prisión de Katmandú, donde fue condenado a cadena perpetua por dos asesinatos.

Se sospecha que la "Serpiente" está implicado en más de 12 crímenes en Tailandia, India y Nepal.

Solía actuar de la misma manera: seducía, drogaba, mataba y robaba a sus víctimas, todos ellos jóvenes viajeros en busca de espiritualidad en la "ruta hippie".

Tres personas que lo conocieron en ese momento lo describen como un "estafador, seductor, ladrón de turistas", pero también un "asesino diabólico".

- La vecina -

Cuando Nadine Gires fue invitada en 2019 a Bangkok para rodar la serie coproducida por la BBC y Netflix, el pasado resurgió en una fracción de segundo.

El actor francés Tahar Rahim, que interpreta a Sobhraj, llegó al plató y los recuerdos volvieron a atormentarla.

"Estaba paralizada. Pensé que se había escapado de prisión, que volvía para hacer el mal (...) todo volvió: la ira, el miedo".

Octubre de 1975: Sobhraj, de origen indio y vietnamita, llega a Bangkok con su pareja canadiense y un secuaz que conoció en India, implicado más tarde en los crímenes.

Nadine, una francesa de 22 años, vive en el mismo edificio, cerca del famoso barrio de Patpong.

El hombre asegura que es un comerciante de piedras preciosas: "Era culto, cortés. No tardaron en frecuentarse como vecinos".

Pero surgieron dudas. "Muchas de las personas que vivían en su casa se enfermaban. Le dije a Charles bromeando: 'Los estás hechizando'".

En ocasiones Nadine escucha gemidos. "Nos parecía extraño pero ¿cómo podíamos imaginar semejante conspiración?"

En la Navidad de 1975, la vida de la joven da un vuelco cuando un francés, alojado por Charles, que se acaba de ir de viaje, la deja entrar en el apartamento y le muestra una caja fuerte llena de pasaportes falsificados. "Me dijo: 'los envenena para robarlos'. Estaba aterrorizado".

Nadine asume entonces el papel de justiciera contra este "estafador, seductor, ladrón de turistas, pero también asesino diabólico".

Monta un dosier junto con el diplomático holandés Herman Knippenberg. Incluso registra el apartamento y se lleva indicios.

Marzo de 1976: Charles regresa sin avisar a Bangkok. "En el vestíbulo de un hotel alguien me da una palmada en el hombro. Era él", cuenta Nadine que vive entonces "los momentos más terroríficos de su vida".

Para no despertar sospechas, acepta que la acompañe.

"Mi corazón latía a 100.000. No se dio cuenta de nada. Me lo volví a encontrar varias veces y luego desapareció".

Hoy no pasa un día sin que Nadine piense en la Serpiente. El equipo de la serie la invitó a Londres para que les ayudara con el guión.

Casi medio siglo después, el miedo sigue atenazando a esta mujer, que dirige un hotel en Tailandia. "Imaginar que pueda quedar en libertad me aterroriza. ¿Qué podría hacer ahora que sabe que yo lo sabía?"

- El policía -

"No es un héroe, solo un criminal común". El policía tailandés Sompol Suthimai, de 90 años, no ha olvidado a la "Serpiente", "el caso más interesante" de su carrera.

En la primavera de 1976, este empleado de Interpol estaba de vacaciones cuando el periódico Bangkok Post publicó fotos de turistas asesinados.

"Me dije: es una broma (...) Cómo han podido matar a tanta gente sin que estemos al corriente".

Regresó precipitadamente a Bangkok y se reunió con Knippenberg, el diplomático que llevó a cabo la investigación con Nadine Gires.

Este último, que ya ha alertado sin éxito a la policía tailandesa, desconfía. Pero acaba transmitiendo a Sompol las decenas de documentos que juntó con Nadine: diarios, billetes de avión de las víctimas hallados en el apartamento.

Demasiado tarde. Sobhraj consiguió huir del país días antes.

Sompol emite una orden de detención internacional. La "Serpiente" fue detenido en Nueva Delhi en julio de 1976 después de haber drogado a un grupo de estudiantes.

Fue liberado en 1997 de las cárceles indias en las que pasó más de 20 años. Para esa fecha sus presuntos crímenes habían prescrito en Tailandia.

Regresó libre a Francia, donde vivió tranquilamente hasta 2003. Pero regresó a Nepal y allí se vio obligado a comparecer ante la justicia.

Sompol lamenta que el trabajo de la policía tailandesa "haya sido un desastre".

- La escritora -

Cuando, en julio de 1977, los periodistas australianos Julie Clarke y Richard Neville entrevistan a Sobhraj en la cárcel de India, no imaginan tener que "sumergirse profundamente en su mundo psicopático".

Desde su celda, la "Serpiente" vendió su historia por unos miles de dólares y una editorial envió a los periodistas a Nueva Delhi.

Neville pagó a los guardias para tener acceso regular al asesino, y estableció una relación extraña con él.

Les describe los asesinatos en detalle. "Despreciaba a los mochileros, pobres jóvenes drogadictos. Se veía como un héroe criminal de capa y espada", recuerda Julie Clarke.

Publicaron un bestseller, "Tras las huellas de la Serpiente", en el que se inspiró la serie de BBC-Netflix.

Desde entonces Sobhraj niega los crímenes.

"Las supuestas revelaciones del libro son inventadas de cabo a cabo", asegura su abogada francesa, Isabelle Coutant-Peyre.

De los pocos meses en los que habló con el asesino, Julie Clarke guarda "un recuerdo traumático".

"Teníamos pesadillas. Desde la celda nos escribía cartas, dictaba órdenes".

Pero su magnetismo era "fascinante".

"Si fueras un joven viajero de la ruta hippie, ¿cómo no ibas a confiar en este hombre aficionado al budismo y al hinduismo, que incluía a Nietzche en las conversaciones y daba consejos para alojarse?"

También atraía a los mochileros hablándoles de piedras preciosas a buen precio que, una vez revendidas, les permitirían financiar el viaje.

Sobhraj sobrevivió, en prisión, a dos terremotos y a una operación a corazón abierto.

"Su resistencia es increíble", afirma suspirando Clarke. "Ganó la apuesta que le hizo a su madre: 'morir viejo'".

bur-sde/mck/dp/erl/zm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente