Una serie de tropiezos y críticas para la vacuna AstraZeneca

·3 min de lectura

Desde su elaboración, la vacuna de la firma anglo-sueca AstraZeneca, creada por investigadores de la universidad británica de Oxford, acumula tropiezos y críticas.

- Ensayos alterados -

El 9 septiembre de 2020, se anunció una "pausa" en los ensayos clínicos de esa vacuna elaborada a partir de un adenovirus del chimpancé, tras la aparición de una enfermedad no explicada en un voluntario.

Tras análisis y verificaciones, los ensayos de fase 3, realizados en decenas de miles de voluntarios en Reino Unido y en otros países, se reiniciaron días más tarde.

- Error de dosificación -

En los resultados intermedios, el laboratorio anunció en noviembre que su vacuna es en promedio eficaz en 70%, frente a más de 90% obtenido por las de Pfizer-BioNTech y Moderna.

Pero su eficacia fue de 90% en los voluntarios que recibieron una mitad de dosis y luego una dosis completa un mes más tarde, y de 62% en quienes recibieron ambas dosis reglamentarias.

Pero la inyección de media dosis era un error, lo que causó críticas, preocupaciones, desconfianza y llevó al laboratorio a efectuar un estudio suplementario para verificar los resultados.

- Reticencias europeas -

Aprobada el 30 de diciembre por la agencia británica del medicamento (MHRA), esta vacuna menos cara, fácil de almacenar y transportar, comenzó a ser masivamente utilizada en enero en Reino Unido.

Pero en la Unión Europea causó más desconfianza: la eficacia de la vacuna en mayores de 65 años fue cuestionada, y varios países suspendieron temporalmente las inyecciones en esos grupos antes de que nuevos estudios revelen incertidumbres.

Un estudio realizado en Inglaterra mostró una protección entre 60% y 73% contra las formas sintomáticas en los mayores de 70 años con una sola dosis.

- Retardo de suministros -

En el continente europeo, los retardos en los suministros de la vacuna provocaron fuertes críticas cuando la empresa proveyó al Reino Unido las dosis prometidas (100 millones).

La firma reconoció en enero que solo podría suministrar en el primer trimestre una tercera parte de los 120 millones de dosis prometidas a los 27 Estados miembros de la UE.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, alzó la voz y subrayó que AstraZeneca suministró "menos del 10%" de las dosis pedidas entre diciembre y marzo. E instaló un mecanismo europeo de control de exportaciones de vacunas producidas en el bloque.

Como primera aplicación de este mecanismo, Italia anunció el 5 de marzo que bloqueó la exportación hacia Australia de 250.000 dosis de vacunas AstraZeneca, argumentando una "penuria persistente" y "retardos de suministro" en su territorio.

El domingo, el gigante farmacéutico informó una nueva reducción de los suministros a la Unión Europea, aduciendo restricciones en las exportaciones.

- Alergias severas -

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) anunció el 12 de marzo que alergias severas deberían ser agregadas a la lista de efectos secundarios posibles de la vacuna AstraZeneca tras la identificación de reacciones de ese tipo en Reino Unido.

Este anuncio se dio después del "examen de 41 informes de anafilaxia (reacción alérgica aguda, NDLR) posible observados entre unos 5 millones de vacunaciones en el Reino Unido", indicó la agencia con sede en Amsterdam.

- Coágulos sanguíneos sospechosos -

Tras las suspensiones de paquetes específicos de la vacuna en algunos países, Dinamarca suspendió el 11 de marzo la vacuna luego de obtener "informes de casos graves de formación de coágulos sanguíneos" en personas vacunadas.

Varios países, entre ellos Francia, Italia, Alemania y España, suspendieron de manera preventiva la vacuna, tras los registros de efectos secundarios "posibles", pero sin relación comprobada hasta ahora.

La EMA realizará el jueves una reunión especial para decidir si son "necesarias" medidas respecto a la vacuna, y asegura que sigue siendo seguro su uso.

La OMS, que reunirá el martes a su grupo de expertos, también recomendó seguir utilizando la vacuna de AstraZeneca.

El grupo farmacéutico anglo-sueco afirmó por su lado que no hay "ninguna prueba de riesgo grave" de coágulo sanguíneo causado por la vacuna.

ot-ber/fjb/eg/mls