La mayor leyenda del tenis ha desaparecido y nadie se pregunta nada: ¿se ha retirado Serena Williams?

·5 min de lectura
Serena Williams en Roland Garros de 2021. Foto: Tim Clayton/Corbis via Getty Images)
Serena Williams en Roland Garros de 2021. Foto: Tim Clayton/Corbis via Getty Images)

Pocas veces la mayor leyenda de un deporte desaparece de la competición y nadie se pregunta dónde está o si va a volver a jugar. La, para muchos, mejor tenista de la historia, la norteamericana Serena Williams, lleva casi un año fuera de las pistas y, con 40 años, me pregunto si alguna vez la volveremos a ver. Y si no la vemos pegando su dura derecha de nuevo, me pregunto si al menos anunciará su retirada o eso ya ha sucedido y no me he enterado. Esa retirada ya muchos la dan por hecha, pero no hay comunicación oficial hasta el momento de escribir este artículo.

El 29 de junio de 2021, la pequeña del 'Método Williams' se retiraba en su debut en la hierba de Wimbledon ante la bielorrusa Sasnovich con 3-3 en el marcador del primer set. Una lesión en la parte posterior de la pierna derecha pudo poner el punto final de Serena. Justo un año después, cuando termine el Wimbledon 2022, la nº1 del mundo durante 314 semanas desaparecerá del ranking WTA tras no tener ningún punto vigente. Ya no porque parece que no vaya a jugar, que también, sino por la sanción de la retirada de puntos al torneo británico por no dejar jugar a tenistas rusos y bielorrusos. 27 años después, no habrá rastro de Serena Williams en el ranking mundial.

Una tenista de época que cambió el tenis femenino al mismo tiempo que sometía a sus rivales a base de fortaleza, físico y un carácter competitivo único. Nunca antes el físico de una jugadora fue tan apabullante en el circuito. Veintitrés títulos individuales de Grand Slam, con 7 Open de Australia, 3 Roland Garros, 7 Wimbledon y 6 US Open, en un palmarés histórico solo por detrás de la australiana Margaret Court, pero en un circuito inmensamente más profesionalizado y competitivo: Nadie ha ganado más partidos en Grand Slam que Serena con 315.

El fenómeno Williams fue muy rentable en la pista, siendo la tenista que más dinero ha ganado en torneos en toda la historia con 90 millones de dólares, muy por delante de su hermana Venus que ha ganado menos de la mitad. Pero también ha sido rentable fuera de las pistas de tenis. Siendo la héroe del deporte americano, la cara visible de grandes multinacionales y un tirón que ha arrastrado masas a lo largo y ancho del mundo. Forbes estimaba, a principios de 2021, que Serena ha amasado una fortuna de 225 millones de dólares desde que pasó al profesionalismo en 1995 y ha roto el techo de cristal de las ganancias del deporte femenino entrando en las primeras plazas de la lista de los deportistas mejor pagados en gran parte de sus años de carrera.

El último gran título de Serena se remonta ya a enero de 2017 cuando levantó el Abierto de Australia, consiguiendo su 23º Grand Slam. Lo hizo embaraza de 8 semanas, algo que desveló varios meses después a la opinión pública. Con el nacimiento de la pequeña Alexis Olympia, Serena se apartó de las pistas y, a pesar de tener 38 años, nunca anunció su intención de dejar la competición. Pocas semanas después del embarazo, las redes sociales de la estadounidense mostraban como comenzaba a pelotear en entrenamientos, algo que no dejó de hacer hasta pocos días antes del parto. Pero que cogió más mérito cuando la propia tenista anunció que tuvo un parto muy complicado donde corrió riesgo de muerte, ya que la cesárea le provocó la formación de coágulos de sangre. Menos de 6 meses después de esta terrible experiencia, Serena volvió al circuito WTA y al final de esa misma temporada 2018, consiguió meterse en la final del Wimbledon y posteriormente del US Open. En 2019, volvió a otra final de Grand Slam en su país donde fue sancionada con varios puntos por enfrentarse al juez de silla, al que llamó “ladrón” y se ganó la condena de la gran parte de los aficionados al tenis. A pesar del episodio, jugar una nueva gran final borraba las voces que afirmaban que no volvería a su nivel en la pista.

Cuando todo parecía ir volviendo a la normalidad a pesar de su veteranía, nadie se atrevía a vaticinar el final de Serena. Seguramente, su físico ya no era el mismo pero su superioridad le hacía seguir siendo competitiva y su carácter voraz era innegable. Hasta que llegó Wimbledon 2021 y la retirada por lesión en su debut. Desde entonces, a Williams se le ha visto en todos los grandes photocalls de moda y celebrities y poco con una raqueta en la mano. Solo la publicación en sus redes sociales de un vídeo publicitario jugando al tenis hizo despertar los rumores de una vuelta a competir. Pero nada se supo y nada se sabe de Serena en las listas previas de ningún torneo.

La última noticia sobre su carrera deportiva llegó en abril con el anuncio de que rompía su relación contractual con su sempiterno entrenador Patrick Mouratoglou, que ha pasado a dirigir el camino de la rumana Simona Halep y a salir en titulares por dudar de Rafa Nadal.

Sin ránking en unas semanas, y apareciendo más en parrillas de salida de Fórmula 1 y pasarelas de moda que algo relacionado con el tenis, parece que la vuelta de Serena Williams no está cercana. Camino de los 41 años, se hace difícil volver a ver a la mejor tenista de la historia sobre una pista de tenis. A día de hoy, solo espero el anuncio de su retirada para que podamos cerrar uno de los episodios más exitosos de la historia del tenis.

Vídeo | Muguruza, tras la derrota: "No estoy desanimada"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente