Serbia, Hungría y Austria firman una alianza para combatir la migración clandestina

Serbia, Hungría y Austria han acordado reforzar su lucha contra la inmigración clandestina. Los líderes de los tres países firmaron lo que llamaron un "memorando de entendimiento".

En él se comprometen a adoptar diversas medidas, entre ellas el envío de más de 100 efectivos equipados con cámaras de visión nocturna y drones a la frontera con Macedonia del Norte.

"El sistema de asilo de la Unión Europea ha fracasado. Hemos llegado a un punto en el que los países miembros están buscando nuevas formas de cooperación al margen de lo que es posible en la UE" , dijo el canciller austriaco, Karl Nehammer.

La ruta de los Balcanes Occidentales a través de Turquía, Bulgaria, Macedonia del Norte y Serbia es una de las principales vías de entrada de migrantes hacia la Unión Europea y el pasado mes de septiembre se produjo un aumento del 140 % en las detecciones.

La crisis migratoria en Europa está experimentando un renovado auge en varios frentes, y está provocando fricciones entre los Estados de la UE. Se ha desatado una disputa entre Francia e Italia, país que se ha convertido en la entrada europea de los migrantes del norte de África.

Las tensiones se dispararon tras la negativa de Roma a dar un puerto seguro a un barco humanitario en aguas italianas durante más de dos semanas. Francia se vio obligada a intervenir permitiendo que el barco atracara en el puerto de Tolón.