Serbia: acuerdo sobre gas con Rusia a espaldas de la UE para garantizar un "invierno seguro"

·4 min de lectura

Serbia, candidata a la adhesión a la Unión Europea, mantiene estrechos vínculos con Rusia, que está en guerra con Ucrania desde finales de febrero. El domingo, Belgrado obtuvo un acuerdo favorable para el suministro de gas ruso durante tres años, en contraste con la política de sanciones de la UE.

En un momento en que los europeos intentan aislar a Rusia y desprenderse de sus combustibles fósiles, Serbia mantiene una estrecha relación con Moscú a través de un acuerdo sobre el gas ruso.

Belgrado lleva diez años siendo candidato a la adhesión a la Unión Europea (UE), al tiempo que mantiene estrechos vínculos con el Kremlin. Aunque Serbia ha condenado en la ONU la invasión rusa de Ucrania, se niega a alinearse con las sanciones contra Moscú.

El país balcánico, de siete millones de habitantes, ha conseguido un acuerdo "muy favorable" para el suministro de gas ruso durante tres años, según anunció el domingo el presidente serbio Aleksandar Vucic tras un intercambio telefónico con su homólogo ruso Vladimir Putin.

El Kremlin se limitó a decir que Moscú "seguirá suministrando gas natural a Serbia sin interrupción", pero el jefe de Estado serbio aseguró que era "con diferencia el mejor acuerdo de Europa".

"Tendremos un invierno seguro para el suministro de gas", argumentó, y predijo que la factura sería entre 10 y 12 veces menor que en otros lugares de Europa.

Los países europeos acordaron esta semana prohibir dos tercios de las importaciones de petróleo de Rusia para limitar la financiación de la guerra.

El bloque también quiere reducir su dependencia del gas. Moscú ha cortado el suministro de gas a varios países europeos, pero la perspectiva de un embargo total de esta fuente de energía parece más remota.

"Acuerdos flexibles o concesiones políticas"

Bruselas condenó el acuerdo de gas con Moscú, diciendo que esperaba que Serbia no "reforzara aún más sus lazos con Rusia".

"Los países candidatos, incluida Serbia, deben alinear progresivamente sus políticas hacia terceros países con las políticas y posiciones de la UE, incluso con medidas restrictivas", dijo el portavoz de la Comisión Europea, Peter Stano.

Oficialmente, Belgrado considera prioritario el objetivo europeo, pero evita cualquier medida hostil contra Rusia. Los medios de comunicación progubernamentales repiten los mensajes que defienden las consideraciones estratégicas del Kremlin.

Se espera que el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, llegue a Belgrado a principios de la próxima semana, según la diplomacia rusa. Recientemente declaró a los periodistas serbios que Rusia estaba "segura" de que su país "seguirá tomando decisiones inteligentes".

Los funcionarios serbios acusan a Occidente de presionar a Belgrado para que se sume a las sanciones. Algunos hablan incluso de abandonar su candidatura a la UE.

"Es como si hubieran pasado la última década preparando a la sociedad, no para la adhesión a la UE, sino para una alianza con Moscú", dijo Srdjan Cvijic, del Grupo de Asesoramiento Político sobre los Balcanes en Europa (BiEPAG), entrevistado por la agencia AFP.

Los detalles de este acuerdo no han sido revelados. Pero "siempre hay una 'cláusula de hermandad' inherente a los precios favorables, que no está en el contrato pero que lleva a acuerdos flexibles o a concesiones políticas", dice Goran Vasic, especialista en energía de la Universidad de Novi Sad.

Monopolio

Las autoridades serbias niegan que el suministro de gas a precios amistosos pueda considerarse una "recompensa".

"Todos los que nos acusan de no imponer sanciones a Rusia por un acuerdo de gas deberían estar avergonzados", dijo la primera ministra Ana Brnabic. "Si no imponemos sanciones a Rusia es por principios".

Belgrado agradece a Rusia que se niegue a reconocer la independencia de Kosovo, su antigua provincia, y señala sus vínculos históricos y culturales con el "gran hermano" ruso.

Pero Serbia tiene poco margen de maniobra: el anterior contrato de suministro de gas ruso -también con tarifas preferentes- estaba a punto de expirar, sin que hubiera una solución viable para Belgrado en un futuro próximo.

A lo largo de las últimas décadas, Serbia ha ido concediendo a Moscú un monopolio virtual sobre su sector energético al construir gasoductos sólo para el gas ruso.

En 2008, el año en que Kosovo declaró su independencia, vendió una participación mayoritaria de su compañía de petróleo y gas 'NIS' al gigante ruso 'Gazprom', una medida ampliamente considerada como el precio pagado por el veto de Moscú a la antigua provincia serbia por parte de la ONU.

"Es obvio que durante todo este tiempo hemos tenido un lobby bien organizado que defendía el monopolio, y sigue haciéndolo", añadió Goran Vasic.

*Con AFP; adaptado de su versión en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente