"Ser turista en la UE no es un derecho fundamental", advierte Bruselas

·2 min de lectura

Los ciudadanos rusos podrán seguir entrando en la Unión Europea, pero les será más complicado. A partir del próximo lunes, los rusos que visiten la UE podrían tener que pagar más y esperar más tiempo.

Tras el acuerdo de los ministros de Exteriores de la semana pasada, la Comisión Europea ha pedido este martes la suspensión del acuerdo de facilitación de visados de la UE con Rusia de 2007.

"Ser turista en la UE no es un derecho fundamental. Hoy la Comisión ha adoptado una propuesta para suspender totalmente el acuerdo sobre facilitación de visados de la UE con Rusia. En este momento, no hay una base para la confianza, no hay una base para una relación privilegiada entre la UE y Rusia. Con la suspensión, los ciudadanos rusos dejarán de disfrutar de un acceso privilegiado a la UE", ha asegurado la comisaria europea de Interior durante la rueda de prensa.

Una vez que reciba la luz verde de las capitales europeas, los rusos que vengan a Europa tendrán que pagar una tasa para el visado de 80 euros en lugar de 35 y esperar entre 15 y 45 días, en vez de 10.

Las restricciones no se aplicarán a los rusos que huyan del régimen de Putin, como periodistas, disidentes o activistas por los derechos humanos. Según algunos eurodiputados, la suspensión podrá ayudar a los países fronterizos con Rusia, pero no parará la guerra. "Creo que cualquiera que piense que porque algunos ciudadanos no puedan pasear por París o comprar en Berlín, por ello se volverán contra su gobierno es un ingenuo en el mejor de los casos. Por eso, creo que esto es un símbolo importante, es un importante recordatorio para nuestros adversarios rusos (ahora que ya no podemos llamarlos socios, sino adversarios en algunos casos) sobre la responsabilidad personal de muchos de ellos", ha lamentado el eurodiputado de Los Verdes, Sergey Lagodinsky.

Según Frontex, la agencia de fronteras europea, más de un millón de rusos han entrado en la UE desde febrero, la mayoría a través de Finlandia y Estonia.