La sequía ahoga a Doñana

La sequía que vive Europa tiene una especial incidencia en el Parque de Doñana, situado en el sudoeste de España. Se trata del humedal más importante del continente, lugar de paso para muchas aves, en ocasiones de especies en peligro de extinción. La última laguna de agua dulce permanente se secó el pasado verano y lo mismo ha ocurrido con entre el 60% y el 70% de las lagunas temporales . Un ecosistema patrimonio de la Unesco y Reserva de la Biosfera está desapareciendo

"El sistema tenía muchas especies, muchas de ellas tendrían un ciclo acuático de seis o nueve meses pero ahora no hay ciclo de seis ni de nueve meses. Estamos perdiendo todos estos grupos de especies, lo que está provocando una pérdida de biodiversidad", explica Carmen Díaz, científica de la Estación Biológica de Doñana.

En 2020, las autoridades declararon que tres de los cinco acuiferos de Doñana, de donde emerge el agua de la lluvia para mantener con vida el lugar, estaban sobreexplotados por la agricultura. A día de hoy, el problema sigue sin solucionarse.