Los separatistas rompen la tregua y declaran la autonomía en el sur de Yemen

Separatistas de Yemen declararon el domingo la autonomía en el sur de ese país devastado por la guerra, un paso que hunde un acuerdo de paz alcanzado con el gobierno y agrava el conflicto con los hutíes que controlan territorios en el norte.

El Consejo de Transición del Sur (CTS) acusó al gobierno de fracasar en el desempeño de sus funciones y de "conspirar" contra la causa del sur del país, y por ello anunció que el autogobierno comenzó en la medianoche del sábado.

La ruptura entre los antiguos aliados se produce en momentos en que la coalición encabezada por Arabia Saudita, que respalda al gobierno internacionalmente reconocido en su batalla contra los hutíes, ha extendido un alto el fuego unilateral destinado a defenderse de la pandemia del nuevo coronavirus.

A pesar de la tregua -rechazada por los hutíes-, los combates persisten en un país que ya enfrenta una situación que las Naciones Unidas han calificado como el peor desastre humanitario del mundo.

Los separatistas del sur de Yemen, que durante mucho tiempo levantaron la bandera de la independencia, firmaron en Riad en noviembre un acuerdo para compartir el poder, entendimiento que interrumpió una ofensiva sur que los había visto tomar el control de la ciudad de Adén.

Sin embargo, el pacto rápidamente se tornó letra muerta y no permitió que se cumplan los plazos para medidas clave, incluida la formación de un nuevo gabinete con igual representación para los sureños y la reorganización de las fuerzas militares.

"El CTS declara el autogobierno en el sur a partir de la medianoche del sábado 25 de abril de 2020, y un comité autónomo comenzará su trabajo de acuerdo con una lista de tareas asignadas por la presidencia del consejo", anunciaron los separatistas en un comunicado.

Decenas de miles de civiles murieron en los últimos cinco años en la guerra entre el gobierno y los rebeldes hutíes.

A principios de este mes, Yemen informó su primer caso de coronavirus en Hadramawt, una provincia del sur controlada por el gobierno, lo que generó temores de un brote.