SEO/BirdLife y Miteco lanzan una campaña para proteger los nidos en la ciudad

Madrid, 26 mar (EFE).- La organización ecologista SEO/BirdLife, con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), ha lanzado este jueves la campaña SOS Nidos, para luchar contra su destrucción en los entornos urbanos derivados de actividades de mantenimiento o vinculadas a la construcción.

Se trata de una campaña de sensibilización e investigación, que permitirá identificar los lugares de nidificación de las aves en las ciudades para que se tengan en cuenta en la planificación de las obras y la concesión de licencias, así como elaborar un informe jurídico con información destinada a todos los sectores involucrados.

Según Beatriz Sánchez, responsable del programa de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife, “si la ciudadanía conociera mejor a las aves con las que convivimos y los beneficios que nos aportan, este problema se reduciría considerablemente”.

La eliminación o destrucción de nidos de aves protegidas requiere de una autorización administrativa que se concede de manera excepcional por razones de seguridad e higiene debidamente justificadas y únicamente si no existe alternativa, obliga a respetar el periodo de cría y, en caso de que la ubicación del nido suponga un peligro para las personas, a facilitar opciones viables, explica SEO/BirdLife.

Pese a estas excepcionalidades, la organización conservacionista asegura que entre los años 2013 y 2016 se concedieron en España cerca de 200 autorizaciones para la retirada de nidos de avión común y 57 para la retirada de nidos de golondrina, que supusieron la destrucción de casi 4000 nidos del primero y más de 130 de la segunda.

Además, SEO/BirdLife recibe cada año decenas de denuncias ciudadanas por casos de destrucción de nidos, lo que “da una idea de la dimensión del problema y de la necesidad de mayor información y sensibilización al respecto”, subraya la organización.

Beatriz Sánchez recuerda que “dañar o destruir los nidos, aunque estén vacíos, así como molestar o inquietar intencionadamente a las aves para impedir su reproducción, es ilegal y puede acarrear multas o constituir un delito contra la fauna castigado con hasta dos años de prisión".

Las especies más afectadas son en su mayoría aves migratorias, protegidas por la legislación, que acusan un progresivo declive de sus poblaciones en los últimos años, como la golondrina común,el avión común, el vencejo común y pálido, el cernícalo primilla, la cigüeña blanca o el gorrión común, aves muy fieles a sus lugares de cría y que reutilizan los nidos ante el esfuerzo que supone para ellas su construcción.

Beatriz Sánchez recuerda que "el estado de emergencia sanitaria que nos confina en nuestras casas debe servirnos para reflexionar, necesitamos ciudades más amables, saludables y resilientes y hoy más que nunca se entiende esta campaña, porque quienes tienen la suerte de ver desde sus ventanas naturaleza hacen sus días más llevaderos observando a las aves".

(c) Agencia EFE