Santiago Abascal: "Quiero una ley que defienda a mis hijos de las denuncias falsas de cualquier desaprensiva"

Redacción El HuffPost
TELECINCO

"Es un partido de extrema necesidad para España, de españoles que defienden el sentido común, y no estamos preocupados en etiquetarnos ni en defendernos de los estigmas".

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha respondido así a la periodista Ana Rosa Quintana —en Telecinco— cuando le ha preguntado si su formación es de extrema derecha, y ha repasado los motivos por los que, a su juicio, su partido ha irrumpido con fuerza —logrando 12 escaños en el Parlamento de Andalucía—.

"Intuíamos que podía pasar algo que superase nuestras expectativas. En cada ciudad que visitábamos había un mitin mayor que en la anterior. Nadie decía 12 escaños, no descartaba cero, pero tampoco 10. Había un gran acoso contra nosotros caricaturizándonos, y pensábamos que podía haber un voto oculto", ha comenzado su planteamiento Abascal, quien ha asegurado que sus ideas "las defienden muchos españoles".

TELECINCO

Contra el Estado de las Autonomías

"Nos han votado votantes de la izquierda. Criticamos el Estado de las Autonomías, defendemos la unidad nacional, la libertad de los españoles, el orden constitucional y queremos reformar la Constitución con los mecanismos que hay en la Constitución", ha expuesto el líder de la formación ultraderechista.

Abascal ha justificado que se hayan presentado en una comunidad autónoma, aún yendo contra el Estado de las Autonomías, porque son demócratas que se adaptan al sistema: "Nosotros no queremos engañar a los españoles, queremos acabar con las autonomías porque han fracasado. Queremos devolver al Estado las competencias de educación, justicia y sanidad", ha defendido Abascal.

En referencia a Cataluña, el líder de Vox ha reconocido que el procés ha influido en su éxito ya que, a su juicio, su formación "dice lo que muchos españoles dicen en sus WhatsApp": "Hemos desafiado a la corrección política. Hemos aludido al proyecto común de España y decimos cosas que nadie decía. Mucha gente se ha sentido...

Sigue leyendo en El HuffPost