Taló 14 pinos para ver el mar desde su lujosa casa en Mallorca y ahora pagará un dineral por ello

El propietario de una lujosa vivienda ubicada en una urbanización de Mallorca tendrá que pagar una suma de 54.000 euros en concepto de indemnización a una vecina que lo denunció por cortar 14 pinos de su propiedad para tener mejores vistas al mar desde su casa. Según informa El diario de Mallorca, la petición inicial de la denunciante incluía penas de prisión y sumas mucho más elevadas. En la resolución ha pesado más el informe del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil que otros realizados.

La denunciante, residente de Mallorca, pedía una cuantía mucho mayor y hasta una pena de prisión. (Foto: Getty Images)
La denunciante, residente de Mallorca, pedía una cuantía mucho mayor y hasta una pena de prisión. (Foto: Getty Images)

Los hechos enjuiciados esta semana por el Juzgado de lo Penal número cuatro de Palma datan de 2016. Fue entonces cuando comenzó el conflicto entre la denunciante y su vecino, de nacionalidad británica y que estaba fuera en el momento en el que se produjo la tala por parte de la empresa de jardinería que contrató para acometer la acción.

La idea original, según recoge el citado diario, era la de cortar solo unas ramas que había delante de la casa del sancionado con el fin de mejorar las vistas. El objetivo era poder ver directamente el mar. Sin embargo, no fue lo que se hizo. La denunciante aseguró que el número de pinos cortados fue de 34 y encargó dos informes para apoyar su denuncia.

El primero corrió a cargo de un ingeniero agrónomo que tasó los daños de esta tala masiva en 281.797 euros. El segundo informe lo redactó un arquitecto, que valoró que la falta de esos árboles privaba de protección natural a la propiedad de la demandante contra la erosión del terreno y ante una posible riada. Y calculó que los trabajos que debían acometerse para compensar la ausencia de los pinos costarían 352.649 euros.

Además de pedir una compensación económica de seis cifras, los representantes legales de esta vecina llegaron a pedir cuatro años de prisión para el ciudadano británico denunciado y tacharon de “fines puramente caprichosos” la tala de los árboles. Este, en su defensa, alegó que el estaba en Reino Unido cuando la empresa que había contratado para la tala efectuó la acción y que no fue consciente de lo ocurrido en ese momento, aunque asumió un “fallo de control” al no vigilar que se cumplía lo establecido.

Al final, el informe que ha tenido más peso a la hora de determinar la sanción has sido el del Seprona que determinó que los pinos talados pertenecían a una especie no protegida y que el valor era de 54.000 euros, que será la cantidad que el denunciado deba pagar a su vecina como compensación.

EN VÍDEO | Un enorme árbol cae sobre un autobús, el conductor y una niñera sobreviven milagrosamente