El sencillo y sentido día de Noruega en su segunda colonia mundial: Alicante

Alfaz del Pi (Alicante), 17 may (EFE).- Los miles de noruegos que viven en Alfaz del Pi y otras poblaciones cercanas de la costa de Alicante, que forman la segunda colonia en el extranjero de súbditos de este país, celebran este domingo su día nacional con unos actos sencillos pero más sentidos que nunca, en el contexto de la pandemia de la covid-19.

En Alfaz del Pi hay oficialmente censados 2.700 noruegos, pero la cifra real habitual estimada se eleva a unos 8.000, lo que convierte a esta pequeña población de la Costa Blanca alicantina en el segundo núcleo de conciudadanos lejos del país escandinavo del planeta, solo por detrás de Nueva York.

Desde hace cinco décadas, cada 17 de mayo celebran el día de Noruega con desfiles y actos vistosos pero, por primera vez, este año los eventos quedan reducidos a una pequeña ceremonia institucional sin apenas presencia de miembros de esta numerosa e integrada comunidad.

De esta manera, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha suprimido en esta ocasión los coloridos desfiles, los trajes típicos, las recepciones y las numerosas actividades que suelen prepararse para conmemorar el día más grande de los noruegos.

Estos europeos del norte ya forman parte de la vida cotidiana de Alfaz, donde cuentan con un club con más de un millar de socios, el Club Noruego Costa Blanca, que celebra este año su 50 aniversario.

Además, hay dos centros educativos, uno de los cuales -Den Norske Skole- también cumple medio siglo, así como una iglesia en El Albir, el único centro de voluntariado -Frivilling- que el Gobierno noruego ha abierto fuera de sus fronteras y una red de comercios y negocios muy asentada.

Son motivos más que de sobra para que cada año suela desplazarse a Alfaz del Pi algún destacado representante de aquel país para participar en la conmemoración de la fiesta nacional.

En 2009 fue el entonces primer ministro y actual secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien visitó el municipio acompañado por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que aprovechó para una reunión bilateral.

El valor simbólico también se ha reflejado en que el rey Olaf V visitara a sus compatriotas en 1984 y que antes que Stoltenberg también viajara a este rincón de la Comunidad Valenciana otro primer ministro, Kjell Magne Bondevik, en 1999.

El virus ha reducido temporalmente a la mitad la presencia de noruegos en Alfaz y ha modificado todas las agendas previstas, de manera que la comunidad noruega y el ayuntamiento han acordado un sencillo acto institucional encabezado por el alcalde, Vicente Arques, la concejala de Residentes de Otras Nacionalidades, la belga Martine Mertens, y el presidente del Comité del 17 de mayo, Gjerulf Kristoffer Noddeland.

El alcalde ha leído un breve discurso oficial tras izarse la bandera noruega que posteriormente ha sido retransmitido en la programación virtual preparada por el Comité Organizador del Día de la Constitución Noruega para mostrar el "respeto y cariño que se profesan mutuamente ambos pueblos".

Se ha celebrado también una misa noruega en la iglesia que tienen en El Albir, en la costa, para la cual ha sido preciso inscribirse previamente debido a las restricciones de aforo. Y paralelamente los alumnos de los dos colegios noruegos realizan durante toda la jornada actividades en línea.

El de hoy, han lamentado desde el ayuntamiento alfasino, es un 17 de mayo marcado por el coronavirus y el cumplimiento de la normativa del estado de alarma por lo que las celebraciones se efectúan con toda "la prudencia, el sentido común y la solidaridad hacia los más vulnerables".

Por Por Julio Marín

(c) Agencia EFE