Senado y militares se enfrentan por los ascensos castrenses en Bolivia

La Paz, 21 may (EFE).- El Senado boliviano y las Fuerzas Armadas del país están enfrentados por las observaciones de la instancia parlamentaria a los ascensos a generales, que la institución castrense ha decidido aprobar por su cuenta si es que en una semana no existe un pronunciamiento favorable de ese ente legislativo.

"Vamos a esperar la siguiente semana a que la Asamblea (Legislativa) se pronuncie y ratifique los ascensos de las Fuerzas Armadas. Si es que recibimos una respuesta negativa, vamos a proceder como establece nuestra normativa", manifestó este jueves el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Sergio Orellana.

A juicio de Orellana, existen normas que autorizan a las Fuerzas Armadas a proceder con la aprobación de ascensos a generales del Ejército, Fuerza Aérea y Armada en este tipo de circunstancias.

El procedimiento para ascensos a generales suele realizarse cada inicio de gestión mediante una lista que el Ejecutivo remite al Legislativo para su ratificación, pero que hasta ahora no ha pasado por la emergencia declarada en el país ante la pandemia del COVID-19, que ha demorado los trámites.

El militar mencionó que el Senado, en el que tiene mayoría el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, debe "simplemente ratificar los ascensos" propuestos por el poder Ejecutivo y no aprobarlos o reprobarlos, como entienden que hizo con las observaciones que planteó a esas listas.

Orellana se presentó esta jornada junto a una comitiva militar para entregar un documento en el que se resuelven las observaciones realizadas por el Senado.

"Sentimos que la Asamblea Plurinacional no está tratando con consideración y respeto a las Fuerzas Armadas", sentenció el militar.

Al propósito, la presidenta del Senado, Eva Copa, advirtió en Twitter de que "de consumarse el hecho de efectuar ascensos a generales de las FFAA utilizando alguna maniobra jurídica (Decreto sin ratificación del Senado)", sería evidente que el Gobierno interino es "de facto" o golpista y que actúa como "una dictadura".

La posición de Copa responde a algunas versiones que circularon en los medios sobre la posibilidad de que se emita un decreto que valide el ascenso a generales, a pesar de que la Constitución del país establece que la Cámara alta debe ratificarlos.

Las disidencias entre el Legislativo y el Ejecutivo han sido varias desde que Jeanine Áñez asumió de forma interina la Presidencia del país en noviembre pasado.

(c) Agencia EFE