El Senado de EE. UU. dio luz verde a un proyecto de ley para controlar el porte de armas

·4 min de lectura
AP - Brittainy Newman

El Senado de Estados Unidos aprobó a última hora de este jueves un proyecto de ley bipartidista para llevar a cabo una mayor regulación sobre el porte de armas en la nación norteamericana. Esto se dio en el mismo día en el que el Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, tumbó una ley centenaria en el estado de Nueva York en la que se prohibía la tenencia de armas en el espacio público, legitimando así su uso en pos de la "legítima defensa" fuera del hogar.

Por 65 votos contra 33. Así fue el resultado en el Senado estadounidense, que a última hora del jueves aprobó un proyecto de ley bipartidista sobre la violencia armada, algo que parecía impensable hace un mes.

Los senadores estadounidenses presentaron el proyecto legislativo, que da luz verde a un paquete limitado de nuevas restricciones de armas de fuego así como el desembolso de miles de millones de dólares en fondos para salud mental y seguridad escolar.

“Esta noche, el Senado de los Estados Unidos está haciendo algo que muchos creían que era imposible incluso hace unas semanas: estamos aprobando el primer proyecto de ley significativo sobre la seguridad de las armas en casi 30 años”, dijo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, después de que se aprobara la legislación.

La reforma

Así las cosas, la Ley bipartidista de comunidades más seguras, respaldada por los 50 senadores demócratas y otros 15 republicanos, consta de verificaciones de antecedentes mejoradas para compradores menores de 21 años, 11.000 millones de dólares en fondos para salud mental y 2.000 millones para programas de seguridad escolar.

En la misma línea de prevención, destinaría fondos para promover la implementación de leyes "bandera roja" por parte de los estados, que tuvieran por objeto el retiro de armas de fuego de personas consideradas una amenaza.

Este viernes es probable que lo acordado en el Senado sea asimismo validado por la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata. Aunque lo deliberado por la Cámara Alta estadounidense está lejos de cumplir con las expectativas de quienes apuestan por un control mayor de las armas en el país y del propio presidente, Joe Biden, sí se observa como un avance nítido en la materia luego de cerca de 30 años de inacción por parte del Legislativo.

"Esto no es una cura para todas las formas en que la violencia con armas afecta a nuestra nación", apostilló Schumer, cuyo partido ha hecho del control de armas un objetivo durante décadas. "Pero es un paso largamente esperado en la dirección correcta".

Por su parte, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que "el pueblo estadounidense quiere que se protejan sus derechos constitucionales y que sus hijos estén seguros en la escuela", en un guiño a la célebre Segunda Enmienda de la Constitución, que aprueba el porte de armas. Así mismo, añadió que "quieren ambas cosas a la vez, y eso es justo lo que el proyecto de ley que tiene el Senado habrá logrado".

Jornada agridulce

Aunque el proyecto de ley se pudo sacar adelante tras semanas de reuniones de puerta cerrada, no contempla los extremos más estrictos como la prohibición de armas de asalto y cargadores de munición de alta capacidad, utilizados entre otros tiroteos masivos, en las recientes masacres de Buffalo, en Nueva York, y en la escuela de primaria de Uvalde, en Texas, donde fallecieron 19 menores.

No obstante, las reformas planteadas en el proyecto de ley sirven para reforzar las posiciones y el relato tanto de los demócratas como de los republicanos de cara a las elecciones de mitad de mandato, que tendrán lugar el próximo 8 de noviembre, donde el partido de Biden aspira a conservar sus mayorías y el Partido Republicano a arrebatárselas.

A pesar de los avances en el Senado, que se espera se confirmen el viernes en la Cámara Baja, la jornada de este jueves fue agridulce para los defensores del control de armas en Estados Unidos.

En horas de la mañana, el Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, emitió un fallo que amplía el derecho de la ciudadanía estadounidense a portar armas en público, tras tumbar una ley centenaria del estado de Nueva York que obligaba a demostrar la necesidad de llevar un arma fuera de casa antes de obtener una licencia para hacerlo.

El líder republicano, McConnell, recibió con agrado tanto la decisión de los jueces del Supremo como la aprobación del proyecto de ley de armas en el Senado como "victorias complementarias que harán que nuestro país sea más libre y más seguro al mismo tiempo."

Con información de AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente