Selena ya había conquistado a México antes de morir y sus programas con Verónica Castro lo confirman

Es común escuchar que la fama de Selena Quintanilla se catapultó hasta después de su trágica muerte, ocurrida el 31 de marzo de 1995, cuando su empleada de confianza Yolanda Saldívar le disparó; pero 25 años después 'La reina del Tex Mex' sigue vigente y no debemos olvidar que desde años antes de su tráfico final, ya conquistaba a México como pocos artistas texanos lo habían hecho.

Selena Quintanilla. Foto: Pam Francis/The LIFE Images Collection via Getty Images/Getty Images

El baúl de los recuerdos confirma que hizo mucha promoción de su música cuando todavía se hacía llamar 'Selena y Los Dinos', pues se hacía acompañar del grupo musical que incluía a sus hermanos Suzette y Abraham Quintanilla. Nadie se podía resistir a sus ritmos, pero sobre todo, al encanto que irradiaba la joven estrella que comenzó su carrera desde que era una niña.

La historia de Selena ha sido contada en cine, libros y teatro, pero no muchos recuerdan sus apariciones en la televisión mexicana, generalmente con público en vivo y confirmando que la artista ya tenía a la audiencia 'echada a su bolsa'. Al ser originaria de Texas, y pese a cantar en español, sus primeros éxitos fueron en Estados Unidos, pero a inicios de los años 90 logró entrar a las listas de popularidad en México con 'Baila esta cumbia'.

Pero las canciones de su tercer disco, 'Entre a mi mundo', publicado en 1992, fueron la llave para que Selena conquistara México. Sus primeras apariciones en televisión fueron en programas de Monterrey, Nuevo León, donde promocionaba 'La Carcacha'.

La fama de la artista crecía como la espuma, y Televisa no podía dejar pasar la oportunidad de tenerla en su pantalla. Así que para presentar a Selena en cadena nacional, quién mejor que Verónica Castro. La conductora ya tenía experiencia con sus legendarios programas nocturnos 'Mala noche... ¡No!' y 'La Movida', pero en 1992 conducía 'Y Vero América ¡Va!', que exponía lo mejor de la música de diferentes partes del mundo.

La entrevista con 'Selena y Los Dinos' ocurrió en Monterrey, Nuevo León, con un público en vivo que no dejaba de gritar elogios para la cantante. En aquella noche de diciembre de 1992, Verónica destacó que Selena había logrado la popularidad en la República Mexicana pese a ser de un género no tan bienvenido por los mexicanos.

"Estamos muy sorprendidos del público, están aceptando nuestra música, porque más antes era un poquito difícil para los grupos texanos entrar a México, pero gracias al público es más fácil. No sé, yo creo que es algo nuevo, algo como el pop rock que entró, así la música texana, que es diferente, es una música mezclada, tiene un poco de country, jazz, polka, cumbia estilo norteño", comentó Selena Quintanilla al reflexionar el porqué de su éxito.

Esa noche promovían un disco que recopilaba sus canciones, y Selena celebraba que con su grupo podía explorar distintos géneros musicales. "Yo creo que el grupo 'Selena y Los Dinos' es un grupo de variedad, allá en Estados Unidos, en los bailes tocamos música de pop rock en inglés, cumbias, baladas, estilo ranchero, para todos los gustos", señaló.

Pero lo que más destacaba era el carisma, la generosidad y la sonrisa de Selena. A pesar de su corta edad, tenía un manejo del escenario como pocas cantantes, y podía improvisar al invitar a bailar a Verónica Castro su éxito 'Baila esta cumbia', además de regalarle un sombrero y unos aretes.

No es sorpresa que un año después, en el programa 'Furia musical', Selena volvió a compartir reflectores con Verónica Castro, y como estaba a punto de abrir su tienda de ropa en Corpus Christi, le llevó un conjunto de regalo a la conductora. Quintanilla contó que tenía planes de abrir sucursales en San Antonio, Monterrey y la Ciudad de México.

También consideraba que aunque era una de las pocas mujeres de su género, había lugar para más. "Cada quien tiene su talento, yo creo que trabajar con un grupo es un honor para mí. No hay muchas (mujeres), pero es muy difícil, la vida de viajar no es todo glamour, pero si trabajas mucho, lograr las metas es fácil", dijo.

En 1993 y 1994 Selena participó en el Festival Acapulco y ese mismo año apareció en la telenovela 'Dos mujeres, un camino', protagonizada por Laura León, Biby Gaytán y Erik Estrada. La cantante apareció en un par de episodios como ella misma, pero con un romance ficticio con Ramiro, del grupo Bronco.

Todo el elenco habló maravillas de Selena, como Itatí Cantoral, quien comentó: "Cuando nos dijeron que iba a entrar a la telenovela, ella acababa de ganar el Grammy, entonces al menos para mí era extraño convivir con una persona internacional, pensábamos que iba a llegar como la típica estrella que no iba a saludar a nadie, con sus 50 mil guaruras, pero de repente vemos a una hermosa muchacha con un cuerpazo, que saluda a todo mundo de beso, y que empieza a platicar, nos quedamos fríos, Selena era una gran persona".

Meses más tarde, en una de sus últimas entrevistas en Monterrey, Selena admitió que disfrutó su primera experiencia como actriz pero sabía que podía haber sido "un poquito mejor", pero tuvo en contra el uso del apuntador, un aparato por medio del cual les dictan sus líneas, en lugar de aprenderlas de memoria. En esa entrevista también contó que ya solo sería conocida como Selena, sin nombrar a Los Dinos, porque estaba a punto de hacer su crossover al mercado en inglés de Estados Unidos, y su compañía disquera consideró que su nombre sería suficiente para triunfar.

Existen rumores de que en 1995 Televisa quería que Selena protagonizara una telenovela, pues ya habían probado que una cantante consagrada podía tener éxito como actriz de su pantalla, como ocurrió con Yuri y su melodrama 'Volver a empezar'. Seguramente habría sido un éxito, como lo fue una de sus últimas presentaciones en Miami, Florida, semanas antes de ser asesinada.

En marzo de 1995 Selena compartió el escenario con Yuri, Ricardo Montaner, Tito Guizar, Flavio César y Thalía, quien esta semana compartió un video donde presume cómo bailó a unos metros de Quintanilla. Se trataba de un programa especial llamado 'Es noche de carnaval', donde Selena brilló sin saber que su vida terminaría pronto.

La muerte de Selena Quintanilla impactó a la industria, pero 25 años después sigue vigente gracias a sus éxitos y convertida en una leyenda que sigue inspirando a jóvenes artistas como Becky G, Selena Gómez y Jennifer Lopez, quien la interpretó en la película biográfica de 1997.