Así es la selección de 'hackers' sub-25 de España, bicampeona de Europa

Una persona con un ordenador en una imagen de archivo.
Una persona con un ordenador en una imagen de archivo.

Una persona con un ordenador en una imagen de archivo.

No todo es fútbol en las competiciones españoles. Tanto los nuevos deportes que se convierten en olímpicos como la irrupción de los esports han demostrado que la competiciones en las que participan selecciones de cada país se están ampliando.

Internet, sobre todo, ha irrumpido para cambiar el panorama. Así lo demuestra la selección selección española de hackers, o la Roja de la ciberseguridad. El combinado español, con participantes de entre 18 y 25 años, compite cada año en la European Cyber Security Challenge (ECSC), una competición organizada por la agencia europea de seguridad de la información (ENISA), desde 2014. E incluso ha sido campeona en dos ocasiones: 2016 y 2017.

La palabra hacker a menudo se relaciona con la ciberdelincuencia, pero, según lo define la Real Academia Española (RAE) el anglicismo se refiere a la “persona con grandes habilidades en el manejo de computadores que investiga un sistema informático para avisar de los fallos y desarrollar técnicas de mejora”.

Cómo funciona la competición

Para formar parte de la competición —que puso en marcha la Enisa en 2014 para fomentar la atracción de talento en ciberseguridad en todo el continente— el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) organiza pruebas a lo largo de todo el año, donde los jóvenes de entre 18 y 25 años demuestran sus habilidades.

El director general del INCIBE, Félix Barrio, reconoció en una entrevista en Business Insider que el Instituto seguirá apostando por este tipo de programas en los próximos tres años “incrementando esa capacidad de reclamo y atracción de talento” para la selección mixta.

La última edición se celebró el pasado septiembre en Viena y duró dos días. Empezó con una Capture The Flag (Captura la bandera). Según ha explicado Sara García, del INCIBE, ha Business Insider, en esta modalidad los equipos de hackers compiten entre sí resolviendo varios desafíos de distinto tipo:  sobre forense, criptografía, reversingpen-testing y otras áreas de especialización de la seguridad informática.

El objetivo, según señala el mismo medio, es resolver el mayor número de desafíos posible. Los equipos, según los resuelvan, van consiguiendo puntos, de modo que cuanto más complicado es el desafío o más rápido se pase, se logran más puntos.

En el momento en que se resuelven los retos, el equipo tiene acceso a un código, el flag (bandera en inglés). Y ya solo hay que introducir ese código en una plataforma para demostrar que han superado el reto de ese primer enfrentamiento

Además, este año ha habido una novedad para el segundo día. Los equipos compitieron por primera vez entre sí en un sistema de ataque y defensa. Se construyeron “pueblos digitales”, con panaderías, restaurantes, colegios e infraestructuras críticas. De manera simultánea, los equipos tenían que defender su pueblo y atacar al resto de pueblos.

Y cómo se forma la selección española

Para seleccionar al conjunto nacional se realizan competiciones en los CyberCamp, que organiza el INCIBE. Desde hace meses, además, la entidad busca también en los especialistas una serie de habilidades blandas. Esto, según refleja el medio, fue la clave para llevar a Inés Martín hasta la capitanía de la selección.

En el equipo, formado por unas 15 personas, la mitad del equipo debe ser júnior y la otra mitad sénior. En la última competición España quedó en el puesto 14 de 28.

García, según refleja el medio digital, ha señalado que la “paridad” es “una asignatura pendiente”. Sin embargo, se han hecho avances. “De tener un 12% de presencia femenina en el sector ahora vemos que en los dos últimos años ha subido a un 29% y a un 31%”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR