Seis cosas que hay que saber sobre el almacenamiento de gas en la UE

·1 min de lectura

El reloj ya está en marcha para el almacenamiento de gas en la UE. Los países se apresuran a llenar sus instalaciones subterráneas antes de la temporada de invierno en un intento de evitar una parálisis industrial generalizada y más pobreza energética.

La necesidad de almacenar gas se ha convertido en una prioridad de seguridad nacional a raíz de la guerra de Rusia en Ucrania, con la posibilidad de una suspensión total de los flujos rusos que se cierne sobre la UE.

El cierre indefinido del gasoducto Nord Stream 1 no ha hecho más que aumentar los temores de un inminente escenario adverso, lo que ha hecho subir aún más los precios.

Los gobiernos se lanzan ahora a la compra para almacenar todo el gas posible, tanto a través de gasoductos como de importaciones licuadas. En virtud de un nuevo reglamento de la UE, todos los Estados miembros están obligados a llenar su capacidad de almacenamiento de gas en un 80% antes del 1 de noviembre, una marca que ya se ha alcanzado por término medio pero no individualmente.

Estos suministros adicionales de gas que se bombean al subsuelo desempeñan un papel esencial durante el invierno, cuando los consumidores encienden la calefacción. El almacenamiento puede ayudar a amortiguar el impacto de esta fuerte demanda y mitigar las posibles interrupciones del suministro y las crisis de precios.

Vea el vídeo de arriba para saber más sobre el almacenamiento de gas en la UE.