Los seguidores de Donald Trump protagonizan una reducida protesta frente al Capitolio

·4 min de lectura

Este sábado en Washington, una congregación de apoyo a las personas que asaltaron el Capitolio de Estados Unidos el pasado 6 de enero, vio el número de los policías y de los periodistas superar en gran medida el de los manifestantes. Unas pocas docenas de personas estuvieron reunidas el sábado en las inmediaciones del Capitolio, en respaldo a los detenidos responsables de uno de los ataques a la democracia más destacados de la historia reciente del país norteamericano.

Entre 200 y 400 personas participaron este sábado en la manifestación de apoyo a los asaltantes de la sede del Congreso de EE. UU. el 6 de enero, un número por debajo de las 700 personas esperadas por los organizadores.

Las autoridades prefirieron, sin embargo, evitar los riesgos y habían dejado claro esta semana que estaban mucho mejor preparadas que en enero, cuando se vieron sorprendidas y sin fuerzas suficientes para desplegarse rápidamente y contener la irrupción en el Capitolio de miles de extremistas de derecha, partidarios del expresidente Donald Trump.

Aunque los organizadores del evento del sábado llamado "Justicia para el 6-J" pidieron un evento pacífico, el jefe de la policía del Capitolio, J. Thomas Manger, dijo a los periodistas el viernes que hubo amenazas de violencia, algunas dirigidas a miembros del Congreso.

Manger añadió que la policía se preparó también para evitar enfrentamientos entre los partidarios de Trump y sus opositores.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, movilizó también a 100 efectivos de la Guardia Nacional para ayudar a la policía si fuera necesario.

Sin embargo, la jornada no requirió ninguna intervención importante de las fuerzas de seguridad. Escasos enfrentamientos se produjeron al inicio de la manifestación y, según la policía, una sola persona fue detenida por llevar un cuchillo.

Una protesta en defensa de los “presos políticos”

La agrupación, convocada por Matt Braynard, ex empleado de la campaña de Trump, tuvo como objetivo respaldar a los que fueron arrestados tras la insurrección; es decir, unas 70 personas que se encuentran actualmente encarceladas, entre las más de 600 que están imputadas.

Orador tras orador insistió en que los insurgentes que fueron apresados son "presos políticos."

"Se trata de justicia y trato desigual", dijo Braynard, un notorio partidario de las falsas afirmaciones de Trump, de que su derrota fue el resultado de un fraude generalizado.

Tony Smith, un manifestante de 40 años, dijo a la agencia de noticias Reuters, que vino a expresar su apoyo a un proceso judicial justo para los acusados en el asalto al Capitolio.

"Si no honramos eso, no honramos a Estados Unidos", agregó otro manifestante.

Una manifestación en gran medida ignorada

La baja participación en el evento puede explicarse por el hecho de que muchos comentaristas en plataformas en línea populares entre la extrema derecha, rechazaron la reunión, considerando que las fuerzas de seguridad la estaban promoviendo para atrapar a los partidarios de Trump.

Otros exhortaron a sus seguidores a no asistir a un evento que, según ellos, estaba organizado en secreto por el FBI.

Por otro lado, los republicanos tomaron sus distancias con la protesta y ninguno de los legisladores asistió a la manifestación. Kevin McCarthy, el líder de la minoría conservadora en la Cámara Baja comentó esta semana que no esperaba que ningún legislador de su partido asistiera al evento.

Ni siquiera Marjorie Taylor Greene, la congresista simpatizante del movimiento conspiratorio QAnon y una de las políticas republicanas que más apoyo ha manifestado a los detenidos, estuvo presente en la marcha.

El jueves, Trump condenó en un comunicado el enjuiciamiento penal de sus partidarios, pero no aludió a la protesta de este sábado.

El ataque del 6 de enero o el día en que los seguidores de Trump provocaron el caos en Washington

En las primeras horas de la tarde del miércoles 6 de enero en Washington, mientras el Congreso certificaba la elección de Joe Biden, una multitud pro-Trump se congregaba frente al Capitolio, lista para atacarlo.

La mayoría de los insurgentes estaban presentes en respuesta al llamamiento del expresidente republicano, que unas horas antes había declarado: "Nunca nos rendiremos. Nunca concederemos", antes de instar a sus partidarios a marchar al Capitolio para protestar contra la validación de los resultados electorales que le quitaron la presidencia del país.

Los instigadores del asalto del 6 de enero se enfrentaron a los agentes policiales, golpeándolos con palos y barricadas de metal, se abrieron paso a través de las ventanas del edificio del Capitolio y corrieron por los pasillos, haciendo que los legisladores y el entonces vicepresidente Mike Pence huyeran en busca de seguridad.

Cuatro personas murieron ese día. Un agente de la Policía del Capitolio que había sido atacado por los manifestantes murió un día después y cuatro de los policías que participaron en la defensa de la sede del Congreso se suicidaron posteriormente.

Hasta la fecha, casi 50 personas se han declarado culpables de cargos relacionados con los actos de violencia llevados a cabo ese día, mientras que nueve personas reconocieron haber cometido delitos graves.

La gran mayoría de los acusados han quedado en libertad a la espera de juicio, pero unos 75 siguen detenidos, según documentos judiciales.

Reuters, AP, Efe

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente