Sebastián Piñera se enfrenta este lunes a una acusación constitucional

·4 min de lectura

A pesar de que una comisión de diputados rechazó la acusación constitucional contra el mandatario chileno Piñera, el lunes será evaluada en la Cámara Baja. La resolución será determinante para el presidente, quien podría abandonar el cargo si así lo deciden la mayoría de los parlamentarios. Esto, luego de darse a conocer su presunta implicación en los papeles de Pandora. Sin embargo, es uno de los varios escándalos en los que se ha visto envuelto durante los últimos 40 años.

El pasado viernes, una comisión de diputados rechazó la acusación constitucional que pesa sobre el actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, a raíz de la publicación de los papeles de Pandora. La votación no vinculante contó con dos votos a favor, dos en contra y una abstención. La admisibilidad del juicio busca la destitución o inhabilitación del presidente, a pocos días de las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo el 21 de noviembre en este país.

La moción para destituir al presidente fue impulsada por la oposición. Esto, luego de conocerse que la venta de la Minera Dominga, por 152 millones de dólares, se realizó en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas, a través de una empresa de los hijos de Piñera. La transacción se concretó en 2010, nueve meses después de llegar al poder por primera vez.

Pero el gobernante asegura que "se desvinculó de sus negocios a través de fideicomisos ciegos en 2009 y que lo revelado en los papeles de Pandora ya fue investigado y sobreseído en 2017". Además, dijo que "como presidente jamás he dejado de privilegiar el bien común sobre cualquier otro interés y, de hecho, ser presidente ha significado perjuicios en lo personal y no beneficios". Aun así, cientos de chilenos exigen la destitución del presidente.

Sin embargo, el próximo lunes 8 de noviembre, la acusación será evaluada en la Cámara Baja. En caso de que 78 de los 155 diputados voten a favor, esta pasará al Senado. Y si ahí se consiguen dos tercios de los votos, Piñera tendría que dejar su cargo.

La victoria en la Cámara de Diputados se daba por hecho, hasta que varios diputados de la oposición se contagiaron de Covid-19. Entre ellos, el candidato a la presidencia, de tendencia izquierda, Gabriel Boric. Ahora, es posible que no puedan votar, ya que se encuentran cumpliendo cuarentena obligatoria y en este caso, es una instancia presencial.

Paralelo a este procedimiento considerado "acusación constitucional", que permite a los parlamentarios decidir el futuro del mandatario, el Ministerio Público ha abierto una investigación judicial contra el mandatario por "posibles delitos tributarios y de cohecho" en la venta del megaproyecto minero.

En los últimos 40 años, Piñera ha estado involucrado en una serie de escándalos empresariales. Y, aunque se ha terminado librando de todos, la publicación de los papeles de Pandora podría, finalmente, acabar con su mandato, cuatro meses antes de lo previsto.

Este proceso también se da en medio de un conflicto interno entre las autoridades chilenas y los indígenas mapuches, quienes reclaman la devolución de las tierras ancestrales que el Estado les quitó a finales del siglo XVIII.

Otros escándalos en los que Piñera se ha visto envuelto

El actual presidente de Chile tiene una fortuna estimada en 2.900 millones de dólares. Esta gran suma de dinero viene de distintas inversiones. Entre ellas, aerolíneas, equipos de fútbol y supermercados.

Entre 2010 y 2014, durante su primer mandato, Perú y Chile estaban en pleno juicio por el límite marítimo. En ese entonces, una de las empresas de Sebastián Piñera compró acciones de la pesquera peruana Exalmar, que se benefició del resultado de la sentencia. Esta acción desencadenó en una investigación de nueve meses, aunque terminó siendo desestimada por la Fiscalía.

En 2006, cuando era el accionista mayoritario de la aerolínea LAN, ahora LATAM, compró tres millones de acciones tras recibir un informe financiero que no había sido publicado por la compañía aérea.

Ya en 1997, cuando era senador y accionista minoritario de la empresa de electricidad Enersis, Piñera acusó a los accionistas mayoritarios "por vender la compañía a la española Endesa con condiciones favorables para ellos". Mientras tanto, se encontraba negociando con Endesa un acuerdo ventajoso para él y acabó vendiendo sus acciones. En ese entonces, se justificó diciendo que "no estoy dispuesto a ser masoquista y perder parte de mi patrimonio".

En 1982, se vio envuelto en un escándalo, luego de que el juez Luis Correa Bulo ordenó su detención. Piñera era acusado de prestar a empresas más de 200 millones de dólares, superando el límite del 25% de las reservas bancarias, cuando ejercía como gerente general del Banco de Talca.

Por estos motivos, estuvo prófugo durante 24 días. Sin embargo, la Corte Suprema acogió por unanimidad un recurso de amparo presentado por su defensa, y se salvó de ser condenado. Acto seguido, el Banco de Talca quebró.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente