Siria retoma la evacuación de ciudades asediadas tras el atentado que dejó más de cien muertos

Por Omar HAJ KADOUR
1 / 3

Un combatiente progubernamental sirio observa con un niño en brazos a los evacuados de las asediadas ciudades de Fua y Kafraya que llegan en autobuses al punto de tránsito de Rashidin, a las afueras de Alepo, el 19 de abril de 2017

Un combatiente progubernamental sirio observa con un niño en brazos a los evacuados de las asediadas ciudades de Fua y Kafraya que llegan en autobuses al punto de tránsito de Rashidin, a las afueras de Alepo, el 19 de abril de 2017 The evacuation of civilians and fighters from besieged Syrian towns resumed after a weekend bombing at a transit point killed 126 people, 68 of them children, an AFP correspondent reported

La evacuación de varias localidades sirias asediadas se reanudó este miércoles bajo grandes medidas de seguridad, cuatro días después de ser interrumpida por un atentado que dejó más de un centenar de muertos, entre ellos numerosos niños.

La evacuación se llevará a cabo con unos 60 autocares, de los que al menos 45 salieron a las 04H00 (01H00 GMT) de Fua y Kafraya, dos ciudades fieles al régimen asediadas desde hace dos años por los rebeldes.

En paralelo, otros once autocares salieron de las localidades rebeldes de Zabadani, Serghaya y Jabal Charqi, en la provincia de Damasco.

"El proceso se reinició con 3.000 personas de Fua y Kafraya evacuadas al alba y otras 300 de Zabadani, Serghaya Jabal Charqi", tres localidades rebeldes, confirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Por temor a nuevos atentados, la operación tuvo lugar bajo grandes medidas de seguridad. Varias decenas de rebeldes armados vigilaban los autocares aparcados a la entrada de Rachidin, una ciudad rebelde en las afueras de Alepo, que ya sirvó de zona de tránsito en la primera evacuación del sábado.

Los coches de los periodistas fueron registrados meticulosamente, indicó un periodista de la AFP en el lugar.

El sábado, la primera evacuación terminó en masacre, cuando un vehículo bomba estalló antes los autocares que salían de Fua y Kafraya.

El atentado, unos de los más graves desde que empezó el conflicto en Siria hace seis años, dejó al menos 126 muertos, entre ellos 68 niños, según el OSDH.

El régimen acusa a los rebeldes de ser responsables del ataque, todavía no reivindicado, algo que ellos niegan.

- Más rebeldes en Zabadini -

Combatientes leales al régimen, niños y personas mayores estaban este miércoles en Rashidin, cerca de un lugar donde estaban aparcados los autobuses.

La misma escena tuvo lugar el pasado sábado, antes de que la bomba provocara una masacre, en particular entre los niños que, según contaron varios testigos a la AFP, estaban comprando patatas fritas.

Un periodista de la AFP vio el suelo lleno de cadáveres, numerosos heridos y autobuses destrozados. Muchos heridos graves fueron evacuados a la vecina Turquía.

La operación de evacuación incluye principalmente cuatro ciudades ?Fua y Kafraya, del lado leal al régimen, y Madaya y Zabadani, dos localidades rebeldes de la provincia de Damasco? y fue posible por un acuerdo entre régimen y rebeldes auspiciado por Irán y Catar, sus respectivos aliados.

En Zabadani y Madaya, "ya no hay ninguna presencia rebelde", dijo a la AFP Mayyada al Aswad, representante del régimen dentro del comité de coordinación de la evacuación.

Tras la primera fase, que concluirá con la salida de 8.000 personas de Fua y Kafraya y otras 2.500 de cuatro localidades rebeldes, hay una segunda fase prevista en junio.

Según el acuerdo, el destino final de los habitantes de las localidades rebeldes es la provincia de Idlib (noroeste), controlada por los insurgentes y los yihadistas.

Por su parte, los evacuados de Fua y Kafraya pasarán por Alepo antes de repartirse en las provincias de Damasco y Lataquia (oeste).

En los últimos meses, los rebeldes han perdido importantes bastiones frente a las tropas del régimen del presidente Bashar al Asad, apoyado por Rusia, y se han visto obligados a firmar acuerdos de evacuación.

Sin embargo, la oposición los califica de "traslados forzados" y "crímenes contra la humanidad", mientras la ONU critica estos "desplazamientos forzados".

El conflicto en Siria empezó en marzo de 2011 como revuelta popular prodemócrática reprimida por el régimen y se convirtió en un conflicto complejo, que implica a grupos yihadistas y potencias internacionales y ha dejado más de 320.000 muertos.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines